5 de novembro de 2011
0 comentarios

Xogo - Retro: Meadows Lanes (Arcade)

11/05/2011
Lo que hoy os traigo no es un análisis. Es más bien una pequeña reseña sobre un título que no da mucho más de sí por más que se le exprima. De gráficos simplones y una jugabilidad tanto o más sencilla que estos, Meadows Lanes (que no se lee Meados aunque lo parezca), se nos presenta como un videojuego olvidable en mi opinión, pero que seguramente hará mella en el corazón de aquellos nostálgicos que llegaron a probarlo en su momento.

no es un complicado jeroglífico... es el juego

Meadows Lanes llegó a publicarse en octubre de 1977 --y creo que de ningún modo lo haría ni siquiera para el catálogo más cutre de móbiles que hoy pueda haber de haberlo hecho en la actualidad--, tomando como suyo el propio nombre de sus creadores. Artífices por otra parte de títulos como: 3D-Bowling, Dead Eye o Inferno entre otros, videojuegos estoy seguro, bastante más conocidos por el profano a los juegos retro y de recreativa.

Considerado como uno de los primeros en mostrar algo al respecto, y que por eso mismo está aquí, el jugador se enfrentará ya bien contra la máquina o contra otro contrincante humano, "simulando" una típica partida de bolos al uso. Si ya de por sí esta modalidad ociosa, o deportiva según se mire, nos resulta aburrida para los que no simpatizamos en demasía con ella, lo más probable es que al tenerlo ante nosotros huyamos como alma que lleva el diablo. ¿Quién sabe si hay alguno dedicado a la petanca? Lo investigaremos...

Metiéndonos en vereda y con más paciencia que Job, hemos de decir que este juego es muy pobre tanto en términos visuales como técnicos. La tecnología de la época no es que fuera propicia para hacer virguerías, pero había títulos algo más trabajados como el lector podrá constatar si es que desea darse un paseo por el apartado retro de este mismo blog. Según la versión, la escena se nos representará en un único color (Rojo, verde o blanco), creando una acentuada monotonía que, sumada a la total ausencia de sonido y una jugabilidad carente de reto alguno, hará que las partidas --por mucho que nos invada el aburrimiento-- no pasen de una, dos y exagerando tres.

Personaje y demás elementos del escenario se repiten durante toda la partida. No hay variación alguna por más que dure nuestra moneda o paciencia. Uno no duda de cual de las dos acabará antes con nosotros. Hay que jugarlo porque difícilmente en una imagen estática se puede plasmar lo que uno trata con palabras. El hombre, por llamarle de algún modo al personaje, se convierte desde el primer momento en un monigote estilizado que lanza heráticamente un pequeño recuadro a modo de bola. Que decir tiene que los bolos nos recordarán de una forma muy vaga lo que presuntamente tratan de ser.  Sin embargo si algo tenía que salvarse de la quema, ese es el marcador que, pese a ser muy básico y a no ser un orgullo de diseño, cumple perfectamente con su función como anotador de los tantos.



Pensaréis que ya que hablamos de finales de los 70 y en un momento en que la tecnología videojuegüil no estaba muy desarrollada, deberíamos ser algo más tolerantes con su planteamiento. No os falta razón, pero hacía tiempo que volviendo la vista al pasado, no me encontraba con una jugabilidad tan nefasta. Desde mi punto de vista, creo que deberían de pagar a la gente por jugar a esto. Cualquier cosa sería delito.

la caja de los horrores

Y aquí tenemos a la principal causa de mi nula aceptación:
En Meadows Lanes da lo mismo cómo tires mientras uno se encuentre dentro del tiempo límite de 5 segundos para hacerlo. Tirar justo por el medio no quiere decir que se consiga derribar todos los bolos. Es al libre albedrío ¿Cuáles son las directrices en que se basa para calcular esto? ¿Fuerza, tirada, curvatura? Ni idea, el juego lo hace según le venga en gana y no hay forma de averiguarlo. Quizás es una programación tan elitista que los curritos de a pie no llegamos a entenderla.



Del sonido y los efectos especiales no comentaremos nada ya que si algo podría salvarlo de la quema es tan claro como inexistente. Es el típico juego para dedicarle minutos u horas en mitad de la noche sin temor a despertar a la familia por esta misma carencia.
 
Conclusión:

Lo que en un principio --y sólo a dobles-- puede llamar la atención, se vuelve en monotonía y aburrimiento a las pocas partidas (llegué a jugar unas seis y creo que de por vida). Si has llegado a ver "La cuna de la vida" y te quedaste con cara pasmada mientras te cobraban la entrada, sabrás más o menos lo mismo que sintió un servidor. Aunque bueno, gracias al Mame esta vez no hay que pagar nada.

podría ser uno de marcianitos y tanto nos daría

Más datos para los frikazos que nos visitan:

Display: Raster
Colores: 8
Resolución: 
Profundidad: 2D
Botones: 1 Joystick

aquí sobran botones, os lo aseguro...

Lo más currado de todo el juego es el señor manual que venía originalmente con el que montar en placa. Aquí

   No me ves más en tu vida.

Finalizo con un youtubeo para que lo sufráis casi tanto como yo.


Si te ha gustado, comparte la entrada :

0 comentarios:

Postar um comentário

Échale un vistazo a todas las entradas de RetroNewGames

 
Toggle Footer
Top