4 de maio de 2019
0 comentarios

Xogo - Retro: Análisis Mickey Mouse - Castle of Illusion (Sega Master System)

5/04/2019
El que hoy analizo (Castle of Illusion: Starring Mickey Mouse) es, con toda seguridad y además por opinión popular desde hace casi treinta años, uno de los mejores videojuegos de la historia. Clásico entre los clásicos, es también el primero de una trilogía, y el pistoletazo de salida para la compañía Disney en las entonces activas consolas de SEGA. Con versiones, más que excelentes, para 8 y 16 bits

nos aguarda una gran aventura...
En el caso que nos ocupa y que servidor recuerda con especial cariño, le echaremos un vistazo a la que saldría en 1990 para SEGA Master System y Game Gear (ésta última la obviaremos puesto que es idéntica en todos los aspectos a la de sobremesa). Un videojuego que, lejos de ser un port rebajado de la versión inicial de Mega Drive, es un juego totalmente distinto y con las suficientes novedades y añadidos -sobre todo jugables- como para ser uno de los títulos que mejor han envejecido y a los que de vez en cuando conviene y se agradece revisitarlo.

Historia

Una vez más, aunque en la actualidad parece ser motivo estúpido de litigio sobre todo entre las nuevas generaciones, es el "caballero andante de brillante armadura" (Mickey Mouse en este caso y por ser el protagonista que también da nombre al juego) quien debe acudir de manera enconada en rescate de la "princesa" (su novia Minnie, raptada por una malvada bruja y arrastrada a las mazmorras de un enorme y tétrico castillo para servirse de su belleza y hacerse con el dominio mundial). Así, y a grosso modo, comienza nuestra aventura a lo largo de 6 niveles que nos llevará alrededor de entre treinta minutos y la hora de juego jugando con tranquilidad.

No deja de ser una historia más para un público que entonces era, y sigue siendo sin que por ello sea negativo como ahora quieren pretenderlo, mayoritariamente masculino. 

Un señor muy amable nos da las primeras indicaciones al llegar al portón del castillo.

Gráficos

De aspecto desenfadado y colores muy vivos, Castle of Illusion muestra la paleta de colores de Master System a pleno rendimiento haciendo alarde de todo lo que da de sí. Para algunos es el techo técnico de la misma -justo un año antes de Sonic- pero lo cierto es que basta con echarle un vistazo a su continuación "Land of Illusion", para darnos cuenta de que tanto al motor original del juego como a las capacidades de la consola todavía le quedaba algo de potencia por exprimir.

El diseño de los niveles, completamente localizados, por temáticas y diferenciados entre si (bosque, biblioteca, torre del reloj o fábrica de caramelos, por mencionar algunos), nos deleitan y transportan a mundos realmente mágicos rozando casi la perfección. Colores, ambientación y enemigos, dan como resultado un magnífico plataformas de gran belleza y originalidad. Los 6 niveles de los que consta el juego son sólo, como ya dije, superados por la segunda entrega de la serie Illusion. Y sobran elogios para las animaciones de Mickey, quien podrá realizar un decente abanico de acciones; desde agacharse hasta recoger y portar objetos, subir escaleras o intentar recuperar el equilibrio, dándole así más dinamismo y veracidad. Dicen las lenguas de los más veteranos que ésta y su versión de 16 bits, fueron los primeros juegos en dotar de "iddle animations" (animaciones a los personajes incluso en reposo o para simular algunas acciones).

Enemigos y fondos también están muy bien realizados, siempre con ese toque de aspecto "infantil" y risueño como cualquier obra de la fábrica Disney de aquellos tiempos; tanto que incluso algunos de los atacantes nos darán reparo a la hora de acabar con ellos.

Así, tan alegre y sonriente, le vamos a partir la cabeza al señor árbol.

Sonido

Aunque el resto de efectos no son demasiado destacables, sí lo es la banda sonora. Alegre, variada y de gran calidad, luce en perfecta sintonía con lo mostrado en pantalla. Incluso en los momentos más difíciles y contra los jefes finales, ésta goza de gran simpatía. Y no penséis que la versión Pal a 50 herzios desmerece en comparación con la americana. Y es que Mickey Mouse: Castle of Illusion está repleto de esas piezas musicales que uno acaba recordando y tarareando.

Como contraparte, personajes y enemigos, al igual que nuestro protagonista, no tienen voces de ningún tipo y ni siquiera gruñidos.

Portada y trasera del juego.

Jugabilidad

Una de las diferencias más notables de este Castle of Illusion respecto a su contraparte en 16 bits, es el hecho de que cada uno de los niveles es seleccionable, pudiendo así jugarlo en el orden -aunque por tandas- que deseemos. Cada nivel es una puerta y a través de la cual accederemos a ellos, completando así un ciclo sin que más tarde podamos volver a rejugarlos. A esto se une el hecho de que deberemos de recoger hasta 7 gemas (dos de ellas repartidas por los niveles), consiguiendo de este modo acceder al último nivel que nos llevará a la victoria.

Mickey dispone de tres vidas y cada una de ellas con hasta tres oportunidades al comienzo de la partida. Y es que empezamos con tres estrellas que, aunque podremos aumentar hasta la cifra de cinco gracias a una serie de objetos y reponerlas llenando nuestro buche a base de pasteles, las iremos perdiendo de manera individual cuando un enemigo -o el propio entorno- nos haga daño.

Castle of Illusion no es en en realidad un juego demasiado difícil aunque sí nos pondrá bastante finos en algunas ocasiones. Hay saltos imposibles y los niveles tienen bastante vida (además de algún secreto y alguna que otra ruta alternativa). Realmente es un juego lineal y en apariencia no demasiado rejugable, aunque os aseguro que cada cierto tiempo me echo una partida impagable.

También aumentaremos nuestro número de oportunidades gracias a la suma de puntos -y recogida de monedas- o a la obtención de las famosas orejas de Mickey. 

A cada zona le corresponde un jefe final.
Los ataques, aunque básicos, son en verdad contundentes y no muestran violencia alguna como cualquiera basado en la factoría (salvo por la perenne sonrisa psicópata de Mickey mientras acaba con todo). Mickey podrá atacar y derrotar a sus enemigos saltando sobre ellos a golpe de culo o lanzándoles objetos como bloques, cajas y otros objetos. Además, de vez en cuando necesitará abrir puertas secretas con llaves ocultas que podremos portar por el escenario, al igual que usar alguna plataforma portátil para subir a un lugar más elevado.

No os olvidéis tampoco de los muchos secretos ocultos a lo largo de los niveles. ¿El truco? Saltar en el aire donde aparentemente parece no haber nada. Puede que os llevéis una grata sorpresa.

Todo en Castle of Illusion es... mágico.

Lo mejor:

-Seis largos niveles que pueden llevarnos entre treinta minutos y una hora para sólo un cartucho.
-Escenarios temáticos y totalmente diferenciados.
-Divertido y entretenido.
-Gráficamente sigue siendo muy simpático y resultón.
-Personajes bien animados (sobre todo Mickey) y con todo el sabor de Disney.
-Varios jefes finales.
-Mickey siempre mata con una sonrisa.
-Gran variedad de enemigos.
-Niveles seleccionables.
-Banda sonora excelente y muy variada.
-La ambientación general es muy simpática.
-Jugabilidad a prueba de bomba y que aún hoy nos sigue regalando buenos momentos.
-Ideal para los más pequeños como entronización hacia los videojuegos.
-Juego completamente distinto a la versión de Mega Drive y con algunas novedades no presentes en 16 bits.
-El juego sería continuado por dos juegos más: Land of illusion y Legend of illusion, éste último sólo presente en Brasil.
-Para muchos es la mejor versión de Castle of Illusion (me incluyo).

Lo peor:

-Poca rejugabilidad aunque siempre es un placer volver a echarle un vistazo cada cierto tiempo.
-Personajes y enemigos no tienen sonidos.
-Aunque tiene alguna ruta alternativa el juego es en sí muy lineal.
-Para algunos puede tener un aspecto muy infantil. Craso error desecharlo por ello.

Castle of Illusion posee unos preciosos niveles temáticos totalmente diferenciados entre sí. 


Conclusión:

Sin duda alguna es un juego a tener en cuenta; no sólo por su carisma y diversión, sino también por su gran calidad técnica marca de la época. Ahora y entonces, este cartucho de 8 bits para nuestra Master System sigue siendo un juego muy digno (si tienes hijos pequeños creo que sería buena idea entronizarlos de este modo y no con otras cosas que he visto por ahí). Una jugabilidad excelente que ha resistido el paso del tiempo y una banda sonora de lo mejorcito en 8 bits. Todo un clásico al que cualquier buen adjetivo le sabe a poco. Su continuación "Land of Illusion" lo supera, convirtiéndose realmente en el techo de la consola.

Totalmente recomendado. Ya tardas en comprobar el motivo por el cual es uno de los videojuegos más recordados y mencionados de la historia.
Mi original...
y mi pequeña negra... (todavía con uno de los plásticos protectores)

Mickey y Minnie cuando aún eran felices y comían lombrices con queso.

Los enemigos son muy variados.

Algunos saltos son realmente peligrosos.
 
-Os dejo con una partida en mi canal de Youtube.

Si te ha gustado, comparte la entrada :

0 comentarios:

Postar um comentário

Échale un vistazo a todas las entradas de RetroNewGames

 
Toggle Footer
Top