19 de novembro de 2019
0 comentarios

Xogo - Análisis: Black Mesa Source 2007, el mod gratuito (e incompleto) de Half Life

11/19/2019
-¿Otra vez aquí, señor Freeman?
-Pues parece que sí, aunque... le veo diferente... No sé... más guapo...
-No se alarme... es el "hachede".   
Muchos de los visitantes de este blog recordarán, allá por el año 1998, al eternamente científico Gordon Freeman, en una de las mejores experiencias de todos los tiempos conocida como Half Life; considerada por la mayoría de los aficionados como auténtica obra de culto y artífice de toda una serie de cambios y pautas a seguir en la industria del videojuego en el género de los videojuegos en primera persona (Fps), y prácticamente al mismo nivel de lo que un día supuso el clásico Doom


Con un motor gráfico sorprendente, capaz de detalles jamás vistos hasta ese momento; una inteligencia artificial asombrosa, y un argumento que poco o nada tenía que envidiar a las mejores novelas de ciencia ficción, además de una jugabilidad increíble e inédita, Half Life pronto empezó a destacar no sólo gracias a sus mencionadas bondades, sino también a la relativa facilidad con las que 'modders' entusiastas e incansables -en aquel momento en total efervescencia gracias a la popularidad, posibilidades y potencia de los compatibles- creaban casi cada semana todo tipo de modificaciones para deleite y disfrute del personal (quienes hayan vivido esa época, la de los cibers y las partidas en red cara a cara, sabrán a lo que me refiero)

Y aunque parezca mentira, después de más de veinte años, Half Life no sólo sigue más vivo que nunca sino que además sigue gustando y entreteniendo a los jugadores que, ya bien sea por revisitarlo tal como fue parido o, acercándose simplemente a los mods. Mods que todavía se siguen desarrollando con el mismo ahínco y entusiasmo -aunque la perspectiva ya es otra- lo cual quiere decir que el título añejo de Valve sigue despertando pasiones y, si bien éstos continúan el legado de lo que un día fue el título por excelencia a batir entre los creadores, en ocasiones mejoran en todos los apartados el original. 

-*Nota 1: las imágenes posteadas tienen muy poca resolución ya que todo el análisis ha sido creado desde el teléfono. El mod, incluso en su versión del Source de 2007, luce mucho mejor.

Incluso con el Source de 2007, que es el que he jugado, el mod luce espectacular.

El de hoy, Black Mesa (Crowbar Collective), y que tenía en la recámara casi olvidado desde hace años, es uno de ellos; uno de los mods más recientes y mejor trabajados hasta la fecha; surgido en parte del descontento entre los aficionados ante la parquedad relativa de Half Life: Source, revisión desarrollada por la propia Valve y que se limitaba a mejorar las texturas, añadir algún que otro efecto o cambio tanto en las físicas como la Ia, y poco más, como parte de la campaña para presentar el, en aquel momento, nuevo motor Source. Un mod que, todavía hoy después de su salida en formato gratuito en el año 2012 con el Source de 2007(del cual hablé aquí en un avance y es esa la versión primeriza a la que he estado jugando del mismo y que aquí analizo, para que os hagáis una idea de cuánto tiempo ha pasado desde que comencé a jugarlo), sigue levantando revuelo, devolviendo otra vez a la palestra a la vieja aventura que tiene lugar en las instalaciones del complejo Lambda.

Y es que en los últimos años, Black Mesa ha dejado dicho formato gratuito para terminar siendo de pago a través de la plataforma de Steam, prometiendo -igual que entonces cuando no era más que un pequeño proyecto- el finalizar por fin la aventura (aunque ahora parece que es así, pues ya se han dispuesto en las redes diferentes vídeos de Xen, que es donde la versión gratuita nos dejaba a punto de teleportarnos; algo que no ha gustado a gran parte de los aficionados, sobre todo cuando desde la propia cuenta en redes sociales de los desarrolladores, anunciaron que el juego gratuito no volvería a actualizarse y, por lo tanto, no sería finalizado como así prometieron en un principio, subiendo el juego a un precio de unos veinte euros por lo que muchos consideran demasiado caro al ser sólo una revisión gráfica y el capítulo final. 

El salto respecto a Half Life: Source es bastante grande, aunque nada que ver con las posteriores actualizaciones del mod.

Dramas aparte, porque lo que aquí nos importa es el buen vicio y el reconocimiento a tanto esfuerzo y en su caso recomendar o no su disfrute, he de decir que, a pesar de que la versión a la que he jugado está sin actualizar desde 2012 (de nuevo, repito: bajo el Source de 2007), la he disfrutado como antaño lo hice con el título original. En todas sus facetas y sin resuello. Es más, creía dormidas y olvidadas muchas de las sensaciones que este mod me ha hecho revivir. Por momentos otra vez me sentía joven y rememorando aquellas antiguas tardes solitarias entre el ordenador y yo, con el sonido y chisporroteo eléctrico de las instalaciones, el gruñido de algún zombi al acecho, y la inminente certeza de que algo peligroso nos iba a suceder.

-*Nota 2: Estoy analizando la versión gratuita del motor Source de 2007. La de pago, ya actualizada, cambia no sólo los gráficos sino otros aspectos como la inteligencia artificial y las físicas. O al menos eso es lo que los desarrolladores han prometido sobre el papel. 

Los modelos han sufrido importantes mejoras. 

Historia:

Todo aquel que haya jugado a la aventura primigenia sabrá a estas alturas el destino de nuestro protagonista y el prolegómeno que tiene lugar sólo minutos antes de la catástrofe. Somos un científico (Gordon Freeman) en nuestro primer día de trabajo, quien de camino a nuestro puesto intuirá que algo no anda del todo bien; científicos a la carrera, reuniones a puerta cerrada... un tipo delgado y con traje... De repente el complejo en el que trabajamos se convierte en un caos y todo aquel que deambula por sus pasillos acaba cayendo presa de la catástrofe y los horrores que se han liberado, y pronto descubriremos que, salvo nosotros mismos, nadie nos sacará de allí. A excepción de algún que otro apunte narrativo y escénico, ya sea por guion o porque nos recuerde a la obra de finales de los noventa, nada cambia en esencia en el desarrollo y exposición de la totalidad de la aventura. El mod sigue punto por punto y paso a paso todo aquello de lo que hizo gala la obra original. Nada nuevo, todo viejo. Pero eso sí, con un lavado de cara espectacular y tan conseguido que tendremos la sensación de estar jugando Half Life por primera vez.

Gráficos:

Si bien es cierto que el motor Source ha sufrido diferentes actualizaciones (basta con buscar por Youtube para observar los distintos cambios entre versiones) el que hoy analizo bajo el motor Source de 2007 luce realmente bien y satisfará a los no tan exigentes. Nuevos efectos en líquidos, texturas en alta definición y colores más vivos, junto a una iluminación mucho más realista y el completo rediseño de humanoides y criaturas, completan un mod que le da un buen par de patadas a la revisión oficial de Half Life: Source. Idéntico mimo para las animaciones, capacidad de daño, acciones y usos que podremos darle al armamento militar, alienígena y experimental. Sin olvidar todos y cada uno de los elementos y objetos que pueblan y llenan escenarios que de otro modo estarían vacíos y sin vida, dándoles esa personalidad que sólo Half Life posee (aunque era difícil superar al original que ya era muy bueno). Todo en movimiento es un auténtico lujo, mejorando lo presente.

Todo nos sonará, pero diferente. El mod se destaca por no ser un calco total del original.
Pero donde más destacaremos el cuidado con el que el mod ha sido realizado, será en los entornos exteriores, diseño de niveles y estancias interiores; a la altura de lo visto en Half Life 2 y con una riqueza en las texturas y un tratamiento de la luz que repercutirá sobremanera en la ambientación y a menudo en el modo de superar cada situación. Realmente tenemos la sensación de que todo se ha ido al traste y de que formamos parte de lo que está sucediendo; solos y atrapados, en mitad de una lucha entre mundos que nos viene demasiado grande. Es inevitable no recordar a otro triple A de las catástrofes como el post-apocalíptico Stalker. Y lo mejor de todo es que el juego está tan bien recreado y rediseñado en conjunto, que otra vez nos veremos obligados a descubrir el mapeado y a resolver las situaciones como si fuera la primera vez. Aquellos que crean que por haber terminado el juego original nada de lo que vean les deparará alguna sorpresa, se equivocan de cabo a rabo.

Sonido:

Otra vez nos encontramos ante un buen apartado (en inglés, aunque con subtítulos que no funcionan del todo bien y a veces ni se contemplan). El sonido de las instalaciones, las detonaciones, voces y demás efectos especiales, rinden a un nivel sobresaliente y sin ninguna pega, creando en algunas zonas una inquietud sólo pensada en los juegos de terror. Repite muchas de esas pistas de audio, por no decir que casi todas, aunque ahora con muchísima más calidad. También entre las opciones, y como no podía ser de otra forma en los tiempos que corren, podemos jugar con sistemas de sonido envolvente. Cabe mencionar además los diferentes temas musicales que puntualmente suelen sonar separando virtualmente cada capítulo; muy, pero que muy buenos.

otra vez tendremos compañeros de viaje en nuestra aventura.

Jugabilidad:

Black Mesa es igual de bueno que el juego original. Todo lo que hizo grande a Half Life, que prácticamente era perfecto jugablemente, está aquí sin ninguna falta y al dedillo: variedad de armamento, ambientación, expendedores curativos, personajes no jugadores, muchísima acción y ciertas dosis de exploración e interacción con el escenario y otros elementos... y todo ello apoyado por una buena inteligencia artificial y más de un script. Eso sí, la dificultad en este mod es, a todas luces y con momentos desesperantes, mucho más elevada que el juego de Valve, destacando la exagerada puntería de algunas unidades enemigas y ciertos lugares por los que habrá que pasar corriendo ante las incesantes oleadas de enemigos. Todo en movimiento -como decía más arriba- es un auténtico lujo y, a pesar de no ser el último grito técnicamente, es lo suficientemente creíble y realista como para no despegarse de la silla. Si a eso le añadimos nuestra curiosidad por avanzar, los muchos momentos contra los militares, y un personaje ágil y rápido capaz de interactuar con su entorno y un gran armamento disponible, tenemos sin duda el juego perfecto.

Inteligencia artificial:

A la misma altura del original y sus expansiones, la inteligencia artificial de Black Mesa cumpre de sobra con su cometido, y obviando la exagerada puntería ya comentada en los niveles más elevados y algún pequeño atasco en mitad de una puerta o una esquina, poco más le podemos criticar. Algunos enemigos o vehículos, como tanques y helicópteros son realmente implacables, obligándonos a cambiar de estrategia hasta acabar con ellos. Si acaso los personajes no jugadores armados que nos ayudan (los vigilantes de seguridad) siguen siendo demasiado ofensivos, lanzándose entre el fuego cruzado o a una muerte segura.

Uno de tantos guiños y detalles con sabor añejo que nos encontraremos...

Conclusión:

Podría resumir este párrafo con un único adjetivo y aún así me quedaría corto: sublime. Poco importa que al juego gratuito le falte la última parte y que el Source de 2007 sobre el que se levanta tenga demasiados flecos sueltos técnicamente, siempre en comparación con la versión actual del mismo. Desde el inicio en el vagón hasta el final instantes antes de teleportarnos al planeta Xen, he tenido las mismas sensaciones que en su momento pude experimentar con Half Life en todos sus aspectos. Enemigos, niveles, situaciones... absolutamente todo, me ha resultado muy entretenido y desafiante, destacando el rediseño completo del título original, para darle un toque más actual y potente incluso que el que en su momento le otorgó el Source de Valve oficial. Como juego, llena, como experiencia, convence.

Totalmente recomendado.

Lo mejor:

-Es Half Life, pero más bonito.
-Inteligencia artificial mejorada.
-Idéntico armamento, enemigos, y por lo tanto mismas sensaciones.
-Rediseño completo de escenarios.
-Texturas y objetos al detalle.
-Ambientación.
-Iluminación realista.
-Mismas opciones.
-Tiene logros.
-Aprovechamiento del motor Source y su física para realizar diversas acciones (aunque muy pocas).
-Historia.
-Situaciones.
-Los tanques y su poderío.
-Diseño, modelado y animaciones de personajes y criaturas.
-Respeta el espíritu de Half Life y muchos elementos son propios de finales de los noventa.

Lo peor:

-Incompleto (acaba cuando nos trasladamos a Xen llevando casi un 90% del juego). La versión completa es de pago.
-Haberme enterado hace poco de que mi versión estaba incompleta y que la misma se podía actualizar gráficamente (vivir a veces entre montañas y apartado del mundo es lo que tiene).
-Algunos niveles están muy recortados respecto a los originales.
-Algún tipo de enemigos tienen una puntería del demonio en niveles altos de dificultad. Pocas veces he muerto tanto... 
-Algunas veces los subtítulos no funcionan.
-Para los hispanohablantes las voces están en inglés.
-Tiempos de carga elevados la primera vez que entramos en el nivel (algo que dicen que mejorará en la versión final).
-Numerosas salidas al escritorio (al menos en mi caso y todavía más en la recta final).
-Pocas situaciones donde utilizar la física del motor Source.
-Haber dejado durante años la partida comenzada desde su salida (motivo por el que tampoco lo actualicé).
-Tanto llevar conmigo el sombrero a Xen... y no hay Xen... :___(

Os dejo con más imágenes de mi partida:





  





Deica logho!
Si te ha gustado, comparte la entrada :

0 comentarios:

Postar um comentário

Échale un vistazo a todas las entradas de RetroNewGames

 
Toggle Footer
Top