17 de outubro de 2021
2 comentarios

Xogo: Análisis de Syberia (Aventura Gráfica) - Versión de PC.

10/17/2021
Hoy voy a dedicarle unas líneas a un género que, aunque es uno de mis favoritos y guardo gran recuerdo de algunos títulos que lo componen, por desgracia es una 'rara avis' no sólo en cuanto a la cantidad de juegos acabados sino también porque son pocos los que en conjunto forman parte de mi colección (todo lo contrario que mi amigo Iván). Una especie de entretenimiento que si bien gozó de muchísimo éxito en el siglo pasado y con todavía algunos coletazos a principios de este milenio que estamos viviendo, resiste hoy día con algún que otro exponente, pero en definitiva con un público mucho más selecto (pero menos que hace casi dos décadas) que el de tipo general. 

Esa señorita con cara de placer es Kate, nuestra prota. Y mujer. 

Hoy, amiguitos del retro y de los videojuegos, os voy a hablar de Syberia, el primero de la saga, de lo mucho que me ha gustado (porque esa es la verdad), el hito que para mí significa; aunque le había echado el guante en su momento, ha sido hoy -al menos mientras escribo- cuando por fin me lo he podido terminar. Coincide además en apenas minutos de diferencia con mi última adquisición consolera de la que ya trataré en la próxima entrada a lo largo de -espero- esta semana en la sección de "En el Paquete".

Antecedentes:

Quizás una de las versiones más regaladas por las distintas plataformas digitales existentes, que coincide además en una época en que intenta resurgir por todos los medios un género presumiblemente olvidado, la primera entrega de la conocida saga llegó a las tiendas (en formato físico, como Dios manda) allá por el 1 de septiembre del 2002 de la mano de Microids y bajo la tutela y diseño del belga todavía caucásico en el momento de su fallecimiento en mayo de este año, Benoît Andrè Sokal, creador, entre otras muchas cosas, de la saga y de la 4ª entrega en la que se encontraba trabajando, y fundador de la desarrolladora White Bird Productions (los ofendidos de lo diverso discreparán con el nombre, me juego un esclavo...). Una aventura gráfica con sabor muy clásico y ciertos detalles -que comentaré-, con regusto noventero muy lejos de la parafernalia propagandística absurda y enferma de los tiempos que corren, con comentarios, reacciones y aptitudes completamente normales todavía a comienzos de este siglo pero que, si les echamos un ojo esta vez imitando la mente podrida moderna actual, a día de hoy son elementos que llaman bastante la atención. 

El diseño es por decirlo de alguna manera... precioso. Aquí Kate hablando con un panadero prostituto.

Historia:

El juego nos pone en el papel de Kate Walker, abogada y neoyorkina, personaje sagaz y avispado, mujer testaruda donde los haya (¡Anda, chicas, si es una mujer y además hetero!), que es enviada a los Alpes Franceses con el fin de resolver la venta de la herencia de una fábrica de autómatas y patrimonio situado en el pueblo de Valedilene. Allí se encontrará con una historia familiar bastante peliaguda a la par que interesantísima, personajes muy propios -y algunos realmente entrañables- rodeados todos ellos de un halo de misterio y encanto que sólo a veces los buenos videojuegos son capaces de mostrar. Por poner un único ejemplo, o mejor dos, y que además dan carácter y sentido pleno y absoluto a la aventura, la industria de autómatas e ingenios que surgen a cada paso mientras buscamos al genio de Hans Voralberg; algunos de ellos completamente autosuficientes y dotados de una increíble inteligencia y, por qué no decirlo, cierta capacidad moral. Si a eso le sumamos unos paisajes casi bucólicos y el aspecto propio que le da esa tecnología con aroma a steampunk aunque mucho más limpio, además de cierto mensaje catastrófico sobre la pérdida de valores y de las cosas que realmente importan, nos encontramos con un videojuego que, a pesar de haber pasado tantos años desde su creación, luce muy bien y peligrosamente actual. Más de uno quisiera irse a un pueblo cualquiera de esos perdidos en las montañas en alguna parte, recluirse y disfrutar de la vida sin más. Lejos del dinero, de la civilización, de la hipocresía y la falsedad. Desde el principio hasta el final de la aventura iremos asistiendo a un cambio paradigmático de la forma de ser y capacidades de la propia Kate. Sin duda, brutal.

Los escenarios que visitamos son totalmente distintos entre sí. 

Gráficos:

Si antes hablábamos de los escenarios y paisajes completamente renderizados (verdaderamente encantadores y realistas aunque dotados de escaso movimiento y diversidad; limitándose al brillo del agua, algún que otro elemento y más de un pájaro posado o en pleno vuelo con unos escenarios algo vacíos para los cánones actuales) la ambientación general es de aspecto algo triste (con ese comienzo tan sentido) casi siempre bajo un cielo plomizo, pero mostrando una paz y belleza sólo vista en los pueblos más viejos, olvidados y decadentes -y con mucha historia- de la vieja Europa. Estamos hablando no obstante de sitios maravillosos, con aldeas remotas que un día fueron prósperas, ríos pacientes y una naturaleza tranquila pero exuberante, arropada en este caso por altas montañas con sus cumbres nevadas, incidiendo directamente en la ambientación enigmática de cada escondrijo en general. A ello le añadimos un diseño muy detallado de tanto interiores como exteriores con unas construcciones y fachadas realmente increíbles que, únicamente si has tenido la oportunidad de visitar lugares así en la Francia más rural, podrás comparar. Desde el pueblo de Valadilene, donde damos por iniciada la aventura hasta el el palacete de Alberad y la universidad de Barrockstadt son, por nombrar algunos de los lugares que visitaremos, sitios realmente preciosos y diferentes los unos de los otros con su propia idiosincrasia, personajes y forma de ver y hacer las cosas. Es como si varios mundos se interrelacionaran sólo mediante una única línea de tren. Y así, uno puede sentirse como parte de ese entorno.

Es verdad que claro... estamos hablando de un juego del año 2002, y puede que la interactividad no sea total y muchas de las zonas tengan un potencial no explotado incluso con partes que no lleven a ningún lado o personajes que sólo estén ahí para darle vida, pero lo que hace que Syberia sea especial va mucho más allá. Y además, dentro de sus límites y con la técnica conocida de su momento, lo hace muy correctamente. Los modelos humanos, por seguir hablando de sus virtudes o defectos técnicos son, a pesar de los detractores que de nuevo califican videojuegos de hace casi veinte años como simplones, para mi gusto son excelentes (Kate, la protagonista, luce genial a pesar de que en ocasiones parece que lleva un palo metido por ahí detrás) y bajando un poco el listón, aunque sólo por su condición más tosca, los autómatas con Oscar y sus respuestas en cabeza. En conjunto, tenemos un juego dotado de una complejidad constructiva (visible en las fachadas, techumbres, y esa dotación metálica que envuelve cada fondo prerrenderizado) y un hasta cierto punto mágica que, como decía anteriormente, infunde una personalidad muy determinada tanto en entornos como personajes. Hay escenarios más trabajados y otros no tanto, pero en su totalidad son lo suficientemente creíbles y, salvo algunos detalles ya superados (que nombraré en la sección de "lo peor", el juego guarda una belleza única y una atmósfera muy singular que conviene experimentar. Porque, estoy seguro, Syberia se mostrará de manera distinta según seamos como jugador.

Desde Valadilene hasta alguna parte de la vieja Rusia, todo es posible en Syberia.

Sonido
:

A decir verdad, y acompañando a toda una serie de sonidos ambientales que, si acaso no son lo mejor que jamás hayamos escuchado en nuestra vida, los cantos de los pájaros, el discurrir de las aguas, los sonidos industriales y otros elementos ambientales que hacen completamente racional y creíble el lugar en el que nos encontremos, siendo el único punto algo flojo (sólo en algún pequeño detalle que mencionaré al final de la reseña) el "mejorable" doblaje con algunos fallos que le restan naturalidad, en general todo el apartado sonoro cumple con buena nota y ayuda en su mayoría a crear pequeños instantes con la capacidad suficiente para ponernos los pelos de punta y encogernos el corazón. Sin dejar de mencionar su excelentísima banda sonora; de muy pocas piezas musicales y una en cada zona, pero tan protagonista como el resto del juego y sus personajes. En ocasiones nos pararemos simplemente para disfrutarla.

Jugabilidad:

Como toda aventura gráfica de sabor clásico que se precie -y más siendo de la época- si bien es cierto que apenas innova, Syberia acude al veterano sistema del point and click donde, sirviéndonos del cursor y cambiando el diseño de éste según sea lo que estemos marcando en pantalla, podremos tanto obligar al personaje a seguir una trayectoria como, claro está, para activar dispositivos en pantalla, recoger diferentes objetos y también cambiar de escena. Y es en este último caso donde el juego nos traerá de cabeza, ya que al ser el cuadro de acción bastante amplio más de una vez nos llevará a confusión. 

Syberia (mensaje para los imberbes de Call of Duty)... no es un juego de acción; no hay disparos y ni siquiera violencia salvo algún momento extremo, y casi siempre nuestras acciones serán las de activar una palanca, colocar un objeto, hacer una mezcla o hablar con quien le corresponda para poder continuar. Así mismo y como aventura gráfica que es, sí cuenta con algunos puzles más o menos enrevesados, pero en general, y aquí me he llevado una sorpresa, es un juego realmente fácil que puede servir a quien no esté tan acostumbrado con este género. Usaremos la cabeza, sí, pero salvo algunos de ellos, normalmente con un par de pruebas y hasta de manera directa resolveremos cualquier rompecabezas.
 
La mayoría de los escenarios son enormes.

Disponemos también de un inventario dividido en dos partes, en el que en el primero podemos ver los objetos y en el otro los documentos, muy necesarios e importantísimos en su mayoría para poder continuar. Y aquí os aviso de un detalle indispensable en esta aventura, y es que el no fijarse, el no ser minucioso a la hora de pasear el puntero por la pantalla, aquí, en Syberia... se paga muy caro. El juego no es que sea muy largo y tampoco es que como ya dije, tenga demasiados puzles enrevesados (repito que yo me he encontrado sólo con dos de ellos que tenían un poco de tela y que requerían de especial atención), e insisto... el no fijarse, el pasar por alto algún objeto que a primera vista no se veía o algún detalle que nos pueda parecer nimio, puede alargar en mucho la partida. En mi caso, y tal como podéis comprobar si os atrevéis a ver la lista de reproducción de mi partida (que os dejaré a continuación aunque todavía la estoy subiendo) y además comentada, he llegado entre pìtos, gaitas, tetas y flautas, a las casi 20 horas. Y es un juego que alguna gente se acaba en poco más de tres horas e incluso menos. Eso sí, que me quiten lo bailado porque lo he disfrutado como un tierno cochinillo en su lodazal.

También, como consejo casi necesario, os recomiendo tirar del comodín de la llamada (llevamos un teléfono de la época encima.. yo tuve uno muy parecido de Motorola), ya que en cada conversación encontraremos pistas valiosas. Y ojo con borrar los números de la memoria...


 

Conclusión: El universo de Syberia, personajes y emociones...

Syberia me ha sorprendido muy gratamente y seguramente no tarde demasiado en continuar la aventura (es más, es conveniente acabar la segunda parte para concluir de verdad el juego). De entornos y parajes muy bellos, magistralmente realizados con las técnicas 3D de la época (y con un mapeado muy lógico y realista, que no lo he dicho antes), pecan sin embargo de cierta monotonía con pocos personajes y "vida" con la que interactuar además de tener demasiados lugares que realmente o no sirven para nada o están sólo para despistar. Imagino, por ser benévolo, que eso es lo que le da a este juego esa ambientación tan lograda y calma y que también alarga algo el juego. El doblaje, aunque correcto, tiene algunos fallos, pero en general y junto a su banda sonora, soberbia por otra parte, logran ese punto creíble para que realmente nos sintamos dentro de su pequeño universo. El extra de Oscar, el autómata y toda la parafernalia en torno a los inventos desarrollados por Hans Voralberg, que es a quien buscamos con tanto ahínco, le infunden al juego muchísima personalidad. Además tenemos a Kate, a quien veremos crecer como persona y de la que gracias a algunas de sus respuestas poco a poco iremos vislumbrando su verdadera personalidad y lo que realmente le mueve. Descubrimos también, a lo largo de la aventura, los muchos motivos que desencadenaran en la decisión final de Kate. Totalmente recomendable e incluso necesario si uno quiere crecer de algún modo a nivel personal. Sólo hay que saber leer y escuchar. 

Lo mejor:

-Ambientación sublime y sabor de los de antes.
-Personajes variados y con mucha personalidad.
-Todas las zonas son completamente distintas y gozan de su peculiar idiosincrasia. 
-Acabamos por cogerle cariño a Kate.
-Es una aventura gráfica relativamente "fácil" y muy agradable. 
-Banda sonora soberbia.
-Obliga a fijarnos mucho en la mayoría de los puzles más complicados.
-Capacidad para empatizar con algunos personajes.
-Los mamuts.
-Muchas líneas que leer en los documentos y que crean un universo muy creíble.
-Final abierto.

Lo peor:

-Algo corto si somos muy expertos en este tipo de aventuras gráficas.
-Escenarios poco dotados de vida en algunos momentos y con demasiadas líneas "ciegas" donde una puerta o un personaje existente simplemente no lleva a ninguna parte ni sirve para nada. Esto, para gustos. 
-Rango de acción del cursor demasiado amplio y que lleva a equívocos.
-Quizás algo más de complejidad en los puzles para los expertos.
-El intervalo entre las respuestas de cada personaje a veces es demasiado amplio.
-El doblador del borracho no ha estado borracho en su vida.

Bonus de reflexión:

Pocas veces hablo de este tema, aunque creo que en este caso la ocasión sí lo requiere. De hecho es algo que a lo largo de mi partida, que podéis ver aquí, lo he mencionado y destacado a conciencia. Y es la diferencia ahora más que nunca de cómo se hacían antes las cosas y de cómo se ha podrido todo y se han buscado nuevos problemas que nunca lo habían sido. A lo largo de la aventura nos encontramos con chascarrillos y comentarios (y os estoy hablando de cosas que eran normales hace veinte años y no de tiempos de mi abuelo) en los que llamar señorita a Kate o descubrir a un novio insistente (con toda la razón del mundo) por saber de nuestra protagonista, ahora serían tildados de machismo y acoso según las nuevas leyes internacionales pseudofeministas; adalides de la verdad y guardianes de la moral, como muchos sabréis. Llama bastante la atención cómo ahora eso sería imposible. Imagino, y muy tristemente, pero imagino porque no las he tocado, que las remasterizaciones que han hecho hace poco han sido modificadas en muchos de los aspectos que también hacen única esta experiencia. Igual que en su momento modificaron los diálogos y escenas de Dragon Ball. Es triste, e incluso desesperante, saber que nuestros abuelos y la gente de mi generación era mucho más tolerante que la de ahora.

Nada más. 

*Imágenes obtenidas de Steam.
Si te ha gustado, comparte la entrada :

2 comentarios:

  1. Me ha encantado tu análisis. Fíjate que lo tengo en Steam porque lo regalaron hace poco, pero quiero hacerme con la versión física (como Dios manda) para jugarlo como dictan los cánones del videojueguismo tradicional. Por eso, y porque debido a todas las alabanzas que he leído sobre él, es un juego que seguro no me arrepiento de adquirir en el mejor formato habido y por haber.

    Me encanta como cargas contra los actuales guerreros de la justicia social que, pese a llevar la tolerancia por bandera, son todo lo contrario a tolerantes XD de verdad que no sé en qué momento el mundo se fue a la mierda de esta manera, pero da penita de ver.

    En fin, lo dicho, lo dejo pendiente para jugarlo, porque además tengo unas ganas locas de aventura gráfica, de sentarme delante del PC y dejar volar las horas rompiéndome el coco como hacíamos en los buenos tiempos del género.

    Un placer leerte, y aunque digas lo contrario, escribes de vicio amigo.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Me alegra que te haya producido placer. Los vídeos que estoy subiendo son de la versión de gog, pero sí, la versión física es la que mola, la relamible. Tampoco te creas que es un juego demasiado largo, pero tiene ciertos momentos que te harán pensar. Eso sólo si estás predispuesto a hacerlo, claro.

      Lo de los adalides de la moral actual es para enmarcarlos en los futuros libros de historia. El siglo de las luces, la ilustración... Seremos recordados como los del siglo de los subnormales. Suerte tienes de haber visto otros tiempos, porque a estos no hay nadie que los levante. Y ya verás cuando seas un viejales... Se van a comer todos la mierda que han ido vertiendo en su juventud.

      pd- estoy escuchando ahora mismo gritar a una tía o eso son gémidos, no sabría decirte XD

      El orgasmo es mío, amigo.

      Eliminar

Para los COMENTARIOS:

1-Enlace roto: avisadme en la misma entrada para solucionarlo.
2-Siempre respondo.
3-Para responder un mensaje anterior, usad la opción "responder". Así los mensajes estarán ordenados y en su contexto. Muchos respondéis sin nombre de usuario ni explicaciones, y se complica saber de qué habláis.
4-Mensajes de tipo "spam" con enlaces, webs, y otros contenidos ajenos al blog, serán eliminados automáticamente.
5-No comparto mi teléfono ni WhatsApp. Sólo correos.
6-Sed respetuosos.

retronewgames.web(arroba)gmail.com

Podéis acceder al canal de Youtube en el menú de arriba de todo (GamePlays) o tirando de Google incluyendo "O Barallo - Retronewgames".

Gracias a todos por participar.

Échale un vistazo a todas las entradas de RetroNewGames

 
Toggle Footer
Top