13 de setembro de 2011
5 comentarios

Xogo: Duke Nukem Forever (Pc) - Nunca unos créditos duraron tanto (Pc / 360 / Ps3)

9/13/2011
10:30 - 13 septiembre de 2011. Tras un verano intenso, Duke Nukem Forever se ha ido de mi disco duro. Lo he jugado tiempo después de que creara tanta expectación y encendiera fuegos airados allí por donde pasaba. A veces es lo mejor, y el hacerlo sin ideas preconcebidas no sólo ayuda al juego en sí mismo, sino también al que se atreve con él. Y dicho así...¿ es al final realmente tan malo como decían? Seguid leyendo a continuación:

podría poner orgasmo y nos sentiríamos igual

Saludad al rey, porque ha vuelto. Y aunque para la gran mayoría no es lo que se esperaba, hemos sido muchos los que aguardábamos un regreso como éste. A Duke lo amas o lo odias, pero lo que está claro es que el título que tantos años se ha cocido y recalentado a fuego muy lento, no deja a nadie indiferente.


Nota: En este análisis no voy a indagar sobre quiénes formaron parte de su desarrollo ni sobre la larga espera a la que los usuarios fuimos condenados --y nunca mejor dicho ya que fue agónica-- hasta que el año pasado lo que era una broma parecía que esta vez sí iba en serio. Sí sin embargo haré un repaso rápido para que os hagáis una idea de cuántas fueron las manos que posaron su impronta sobre un en principio cuarteado, inacabado y cosido producto final. Un producto que al final casi se convirtió en un reto y obligación para entregarlo costara lo que costara.

Más información al respecto de esto en la wikipedia. Aquí.

Un auténtico hijo de puta engendrado por mil padres.

Hasta cuatro desarrolladoras trabajaron en este juego. 3D Realms, Tryptich Games, Gearbox y Piranha Games, por este mismo orden e incluso se rumorea que hasta el portero de tu edificio tuvo algo que ver. Todas y cada una quisieron terminarlo, a tiempo y ya desde el año 1997. Pero no fue hasta el 10 de junio de este año de 2011 cuando por fin el rey vio la luz para ocupar su trono bajo la distribución vigilante de 2K Games.

Crisis de compañías, retrasos y cambios de motor varios, serían el detonante perfecto para que Duke Nukem Forever se convirtiera por méritos propios en el juego más esperado y retrasado de toda la historia de los videojuegos. Algo que le acabaría pasando factura, aunque ni de lejos es el subproducto pérfido y mal construido que desde otros medios nos han querido hacer ver. ¿Y qué quiero decir con ésto? Pues que ni de lejos DNF es lo que las notas y comentarios han reflejado.

me la vas a comer...

Come gets on (Vamos, vamos, que nos vamos)

Una vez puestos en harina, lo que nos encontramos es con una introducción magistral que hará que los más viejos del lugar acudan a su nostalgia mientras esbozan una sonrisa dislocada. Duke Nukem ha vuelto, y la sensación de incredulidad se hace manifiesta desde el primer momento hasta ver pasadas como mínimo una hora de juego. No sabría explicarlo, pero le tenía tantas ganas, que hasta pasado ese tiempo no podía creerme que por fin estaba jugando a otro título protagonizado por Duke.

Pasado el estupor inicial y la soberbia introducción a ritmo del conocido tema musical del juego--adecentado para los tiempos que corren-- se nos introduce de forma abrupta en la acción. Y qué mejor forma que hacerlo justo donde terminamos el anterior Duke Nukem 3D en plena lucha contra contra el boss final. Y lo que nosotros creemos es parte del argumento del nuevo juego, no es otra cosa que el propio Duke al mando de una Xbox 360 mientras un par de gemelas le limpian los bajos; tal cual como lo estáis leyendo...

Cuando todavía nos estamos llevando las manos a la cara por la escena (más por fliparlo que por ruborizarse), las gemelas preguntan que qué tal es el juego. A lo cual Duke responde con un determinante "Después de catorce putos años como para no gustarme". El título está plagado de comentarios de la misma índole, tanto hacia él mismo como perlas escogidas y dedicadas a otros. Comentarios en su mayor parte que sólo podrán ser captados por los más jugones.

A partir de ese momento inicial, descubrimos la "otra" realidad de Duke. Después de la última "gran pateada de culos extraterrestres", nuestro protagonista es toda una celebridad y leyenda en el mundo; juguetes, camisetas, figuras y hasta una surtida cadena de hamburguesas. La fama lo ha encumbrado y todo parece girar en torno a él. Tiene chicas, una enorme mansión en lo alto de un rascacielos y una gran cuenta bancaria con la que pagar todos sus vicios y los de cualquiera que decida adoptar. Parece que la vida le sonrie y nada va a querer arrebatar su puesto allá en lo más alto del pedestal de las grandes personalidades. Nada... hasta ahora. Porque Los Angeles, contra todo pronóstico, vuelven a ser invadidos por una horda alienígena, y aunque Duke prefiere pasar de todo en un principio, se muestra más que motivado cuando estos se atreven a raptar a sus nenas Las gemelas Olsen (guiño a las famosas millonarias) junto con el resto de las féminas de la Tierra. Y es a partir de ese momento que Duke se decide a patear el trasero de todo aquello que no sea de este planeta. Ahora se van a enterar de lo que vale el peine de Duke.

"sus voy a crujir viii vivivivivossss"


Ya en faena y muy al estilo "batcueva" de Batman, Duke se presenta ante las autoridades militares y defensoras de la ciudad bajo el subsuelo de la misma. Allí ya hace minutos que se libra una cruenta batalla entre éstas y los aliens conquistadores, pero Duke --a modo de tutorial para nosotros-- se lo toma con relativa calma antes de sumergirnos en la acción más pura y dura de la aventura.

La verdad es que los primeros minutos en esta zona me resultaron un tanto desalentadores salvo por algunos pequeños detalles y guiños a la serie. Quizás es que me esperaba un mejor comienzo, pero hay que reconocer que ese nefasto espejismo se convierte en eso mismo y el juego empieza a mejorar en cuanto se le da un poco de cuartel y a medida que avanzamos en la historia. Simple, directa y sencilla, pero que sirve como excusa perfecta para empezar a reventar cabezas a tiro de Colt. Además, Duke tampoco quiso ofrecer más. Pocos shooters de la época en que fue diseñado incidían en un argumento de libro, y como buen juego similar a las películas más casposas de serie B no iba a ser menos, pero no por ello menos divertido sino más bien al revés. Y eso es lo que aún lo hace más grande en una generación plagada de shooters. DNF consigue engancharte al sillón hasta que te lo terminas, sin cortapisas y sin desviar la atención del jugador. Acción y diversión como las de antes. Sin más, y eso nos gusta oh sí nena...

El juego está cargado de detalles y comentarios hilarantes que harán las delicias de los aficionados al rubiales. Claro está, que estos tendrán muchísima más gracia si somos antiguos jugadores del clásico Duke Nukem 3D y también si somos lo bastante jugones como para reconocer la mayoría de los guiños existentes. Por poner un ejemplo, y cuando estamos ya próximos al final del juego, Duke tendrá que subir una gran escalinata sobre la que caerán bidones a toda velocidad mientras exclama "Dónde está un buen martillo cuando se necesita" , rememorando a otro gran clásico de los videojuegos.

Sex, sex, sex.

Totalmente para mayores de 18 años, Duke muestra escenas, comentarios y personajes algo subidos de tono. Sí es cierto que 10 años después de su planteamiento, tanto las gracias como las escenas más X no lo sean tanto. Quizás es que ahora a muchos nos pille más mayores, pero en su momento lo que era lo más fuerte, ahora se ha convertido en algo bastante light. No es lo mismo mostrar la escena al completo que intuirla. Y hablando claramente: queríamos más carne --y más aún al habernos acostumbrado a lo que hoy día meten tanto en televisión como en el cine--. Vamos, que queríamos más guarrería. 

algo se podrá aprovechar de la moza, ¿no?

Los años pesan. Gráficos.

Como buen hijo de Frankenstein, el tiempo y los continuos cambios de motor han denostado el acabado final de Duke Nukem Forever, y pese a ello, en ningún momento el título resulta un insulto a la vista. Eso sí, los más puristas que no se esperen una calidad gráfica a la altura de los juegos más punteros de la presente generación, porque DNF no es eso ni mucho menos. Habrá zonas más trabajadas y otras que lo estarán mucho menos, pero en general todo el título da el pego  pese a encontrarse muy lejos de lo visto en otros triple A.

Contando que las versiones de consolas son algo peores, en el caso de la de Pc sí nos encontramos con una mejora bastante sustancial. Y pese a ello, seguimos encontrándonos con un ligero contraste y algunos puntos de luces y sombras a nivel general. Desde entornos exteriores e interiores muy bien trabajados y detallados, hasta momentos en los que las texturas borrosas y una ligera falta de rigurosidad en el acabado darán al traste con el resto. Pero lo cierto es que pese a todo, una vez inmersos en el juego estas deficiencias pasarán a un segundo plano; aunque sigue llamando la atención como existen zonas y efectos muy cuidados mientras otros detalles revelan escandalosamente el paso del tiempo.

No hace mucho que tuve la oportunidad de escuchar a cierta persona en un conocido podcast, decir que DNF parecía un juego formado por partes de lo que en su momento se hizo y que Gearbox lo único que hizo fue juntarlas para darle sentido. Puede que tenga razón pero de ser así hay que reconocer que está muy bien hecho. En ningún momento tenemos la sensación de que algo se queda atrás o que está metido con estrepitoso calzador. Ahora que, si somos demasiado exigentes puede que echemos en falta una coherencia argumental de Óscar. Muy lógico si has pagado casi 50 €urazos por el juego. Demasiado caro a mi modo de ver...
las gemelas a punto de probarse el lápiz de labios
En cuanto a dimensiones, muchos de los escenarios exteriores llamarán bastante la atención debido a su "colosalidad". Son grandes y aunque el juego realmente es de tipo lineal, el tamaño dará una falsa sensación de que realmente hay algo más allá del camino que tenemos prefijado. En interiores nos topamos con las luces y sombras ya comentadas; escenarios muy trabajados y originales junto con otros más "normalitos". Hay que decir que muchos de los elementos serán semi-destruibles, dándole así un punto más de realismo a los combates. Obviamente ni por asomo es un Battlefield o un Red Faction, pero nos gustará ver como nuestros disparos o los del enemigo quedarán reflejados tanto en las paredes como en parte del mobiliario (de hecho esa fue su marca en el pasado). También nos gustará observar como los enemigos más grandes apartan a patadas todo lo que encuentran a su paso.

Algunos de los elementos incluidos en el juego, se nota demasiado que han sido puestos por tenerlos que poner. Ésto lo notaremos especialmente en los autobuses; a todas luces recogidos de lo realizado hace muchos años para el que entonces era un moderno título. Llaman muchísimo la atención por el aspecto de cajón rectangular, pero su función únicamente es la de tapar y evitar el paso a otras zonas no jugables. Existen también otros elementos que podrían haber estado mucho mejor recreados, como por ejemplo las viviendas del desierto, totalmente vacías y carentes de propósito, algunas de ellas con una serie de bobinas de cable, que parece que fueron puestas porque no había otro sitio donde hacerlo.

Los modelos y animaciones de los personajes también nos aportarán un extraño sabor agridulce. Mientras que algunos enemigos o jefes finales están muy bien realizados, los correspondientes a los humanos casan más con lo ya visto hace casi 10 años. Toscos, compactos, y aunque las féminas pretenden levantarnos el ánimo con movimientos sensuales y ubres grandes al descubierto, lo cierto es que se nota demasiado el paso de los años. Seguro que un punto más de "guarrismo" las hubiera mejorado.

No se salva ni siquiera nuestro personaje, quien en las escenas intermedias parecerá un verdadero "argamboy" de los de antes. Sin embargo, la animación de nuestro armamento y nuestras manos visibles desde la primera persona, darán bastante el pego aunque sin destacar. Es muy gracioso ver a Duke de vez en cuando levantar el "dedo de la fortuna" en señal de desafío.

las armas están muy bien recreadas

La física de los vehículos recogidos deja mucho que desear en cuanto a realismo, pero creo --o mejor dicho, quiero creer-- que es por haber querido dotar al juego de un sabor arcade y retro.

De todos modos, y aunque en el apartado gráfico el resultado es regular e incluso tirando a bajo, como ya comenté antes, todas estas deficiencias acabarán pasando a un segundo plano.

Sonido: Hail to the King Baby!!

Sin llamar demasiado la atención, los efectos de sonido son muy buenos y cumplen a la perfección con su cometido. Tengo que decir que la versión terminada es la inglesa y creo que sólo en eso es ligeramente superior a la ofrecida en castellano. Escuchar a Duke hablando en la lengua de Cervantes se me antoja ilógico y poco fiel al personaje que en su día conocí. Personalmente creo que las gracias de Duke son mucho mejores cuando toma partido su doblador St John.

Aunque es verdad que muchas de las gracias que suelta Duke por la boca lo eran más hace años, están bastante bien dobladas y realizadas. Duke responderá ante los eventos realizados; al mearse en la cara de algún enemigo, patearlo o esparcir sus sesos por las paredes. Se ha comentado en otros análisis que toda esta retahila de versos disparatados a la larga llega a cansar, pero en mi caso ésto no ha sido así. Quizás porque he jugado al título de forma dosificada, disfrutando cada momento sin necesidad de acabármelo del tirón. Si uno se tira 7 u 8 horas seguidas escuchando a un personaje que habla, lo raro sería que no acabara cansando, y ya sabemos todos la rutina actual, donde lo normal es hacerse con un juego y pegarle horas sin ni siquiera parar a comer, para así hacerse con otro. 

El lenguaje es soez y en algunos momentos hasta escatológico, pero he ahí su gracia, sino dejaría de ser el mismo Duke. Como defecto apreciable, tenemos el hecho de que los comentarios de los personajes no se corresponden con el movimiento de sus labios, aunque eso es más culpa de su apartado gráfico que del propio sonido.

Harina de otro costal es su banda sonora. No os voy a engañar si os digo que es de lo mejorcito, ya que suena muy pocas veces y en según qué momentos sin llegar a cansar. La mayoría de las ocasiones hará acto de presencia simplemente para avisarnos del comienzo de la acción o el término de esta, en ascensores y poco más. Pero es impagable el poder disfrutar tanto del tema de inicio como de los títulos de crédito, que dicho sea de paso, son de los más largos que hayamos podido ver hasta el momento. Y la culpa la tiene la gran cantidad de gente que ha trabajado a lo largo de los años en el proyecto. Incluso vemos que se nombra a Jeremy Soule, o quizás es un tipo que sólo guarda parentesco con su nombre. Lo desconozco por completo.

 éste también sale en los créditos

Jugabilidad: Let´s Rock

Hay que dejar claro que DNF es un juego a la vieja usanza. Y como tal guarda todo lo bueno de los shooters de antaño, que ya de por sí era mucho a pesar de las reticencias de las nuevas generaciones. Ahora por desgracia, salvo excepciones, todo está muy escriptado y son pocas la variedad de situaciones con las que se enfrentará el jugador.

En DNF ésto no pasa. Aburrimiento no es precisamente su apellido, sino variedad y diversión. Hacía años que no me echaba a la cara un juego con tanta cantidad diferente de situaciones. Casi todo lo que se nos ocurra y aparezca en el escenario, Duke lo usará como mejor le convenga. Serán muy comunes los puzzles y las zonas de plataformeo, las de persecución y las misiones a contrarreloj. Contarlo es poco, lo mejor es verlo, pero tengo muy claro que ya no se hacen juegos así pese a sus detractores.

La interactividad es muy alta. Incluso podremos escribir nuestro nombre en una pizarra o decorar con mojones las paredes de los cuartos de baño; algo que seguro gustará a quien en sus años mozos no tuvo la ocasión de hacerlo. Disfrutaremos de strip-teases privados y podremos toquetear algún que otro par de "pechotes" mientras nos inundan de blanca leche. Cogeremos vehículos, grúas y otras herramientas de trabajo para salvar o hacer más llevadera la zona en la que estemos. Hablaremos por micro, dirigiremos un autocontrol y seremos partícipes de una jugabilidad sólo vista en los mejores títulos de los 90. Si hubiera que darle una nota a este apartado sería un diez rotundo y sin contemplaciones.

ohhhh... much better....
Nuestro armamento aunque algo limitado --hay menos armas de las que se cabría esperar-- harán las delicias de los que deseen desparramar tripas y sesos por el suelo. Para mi gusto lo mejorcito es la escopeta, ya que nos permitirá en ocasiones realizar unos suculentos FATALITIES que nos recargarán el Ego. ¿Que qué es el Ego? Pues lo que en otros juegos se conoce como barra de vida. Esta actuará muy al estilo de Halo como una barra de escudo (no amighos, no hay botiquines...), la cual irá aumentando a medida que vayamos realizando algunas acciones; eliminar grandes enemigos de final de episodio, hacer pesas, tirar aviones de papel, fumar un puro, leer revistas guarras, etc...

El juego aunque en algunas situaciones es bastante difícil, en general abre la mano para el jugador novel. Incluso zonas como el fantástico nivel de la hamburguesería, bastante difíciles debido al plataformeo, son mejor llevadas si lo jugamos en compatibles con un ratón y un teclado. Culpa de ello lo tiene una IA bastante pobre aunque sí veremos grandes acciones por parte de los enemigos más fuertes, capaces de hacer alguna finta o rodearnos por detrás.

Sólo podremos llevar dos armas de cada vez junto con las conocidas bombas laser y las granadas de mano, que explotarán accionadas por una especie de pip como el de los coches. Lástima que sólo podamos llevar 4 de cada una de estas. Ésto, lejos de ser un incordio, alarga la vida del juego ya que de habernos permitido un arsenal más amplio el juego sería todavía mucho más fácil. Un título que incluso en el modo más alto lo pasaremos con poco apuro. Hecho por y para acabárselo; como prácticamente todos los juegos de ahora.

montaremos en algunos vehículos cambiando por completo el estilo de juego.


Otros "Shake it" que no gustan 

-Los tiempos de carga: aunque reconozco que en consola son desesperantes, en Pc son más bien algo normal. Quizás he tenido momentos en los que hasta minuto y medio --sin exagerar, aunque sólo me ocurrió una vez y creo que porque estaba leyendo el antivirus-- y el resto poco menos de 15 o 20 segundos. Algo normal en la mayoría de los juegos. Con lo cual si quieres evitar tiempos de carga infinitos, la mejor opción jugable es la de Pc.
-El final: hasta el propio Duke lo dice: Vaya mierda de final. Muy seco, aunque promete visitarnos en otra entrega. Pero sólo la experiencia jugable hasta ese punto ya vale la pena.
-Es un juego por y para chicos. La mayoría de los comentarios hoy en día resultarán machistas y poco afortunados, pero Duke es así y cambiarlo a galán o monja sería contraproducente.

shake it baby


Conclusiones: 

Aunque DNF parece estar enfocado para su propio público, el título debería ser visto desde un punto diferente. Vale que sus gráficos no son lo último, pero si lo que uno busca es diversión en este juego la va a tener de sobra. Y retos, por supuesto. Hay jefes finales y enemigos duros de roer que, una vez abatidos no sólo subirán el Ego del personaje sino también el nuestro.

Constantes guiños y el humor socarrón del protagonista. Una acción hecha para todas las habilidades de cada jugador. Difícil cuando lo requiere, y una curva poco pronunciada que lo hace muy maleable para todos los usuarios. Con escenas picantonas que aunque no sean determinantes, sí desentumecen los músculos del que se haga con su estilo de juego. Muchísimas situaciones y variedad donde parecerá que estamos jugando a distintos juegos dentro de uno mismo. Con un gran sabor añejo y con la jugabilidad propia que hacía grande a los shooters de antaño.

Tiene algunos defectos, como los relativos a la calidad gráfica general y a los tiempos de carga en según qué sistemas, pero en general el juego se deja llevar, engancha y para nada está tan desfasado como en otros medios y comentarios nos han querido hacer creer.

Si se le da una oportunidad, no es sólo para fans de Duke Nukem.

rubia y con los pechotes al aire. Adjudicada.

A mí me ha gustado, me ha parecido un buen juego... ¿y a tí?

Lo que más gusta:

- Es Duke
-La variedad de situaciones
-Dificultad ajustada.
-Los enemigos finales. Grandes y con su punto débil.
-La interactividad.
-Su humor y el toque picantón del juego así como los guiños constantes a películas y juegos.
-Si te dejas llevar te engancha.
-Los extras al finalizar el juego.
-Las Babes.
-El tema principal.

Lo que no gusta tanto:

-Algunos modelos y texturas son de finales de los 90 y de inicios de la primera década del siglo XXI.
-Nos esperábamos una banda sonora más variada.
-Tiempos de carga en consolas.
-Demasiado lineal.
-La IA, le falta mucho para llegar a ser realmente un desafío, aunque esto se suple con la dureza de los enemigos.
-El final tras el último Boss... me esperaba más.

**Análisis susceptible de añadir más contenido. **



Si te ha gustado, comparte la entrada :

5 comentarios:

  1. Yo pagué los ¿70 euros? que costaba la edición coleccionista para PC en su día, y no me arrepiento en absoluto de haberlo hecho.

    Sabía que no me iba a encontrar un Duke Nukem 3D, sabía que no me iba a encontrar un FPS "rompedor" (aunque para mi gusto le dé mil vueltas a muchos FPS actuales puestos por las nubes) y sabía que acabaría en las cestas de segunda mano a precio digno de morralla videojueguil.

    Mantiene la esencia de Duke Nukem, el tono machista, macarra e irreverente, con eso a mi ya me basta. Lo apalearon y se cebaron con él.

    Lo recalcaré una vez más, el problema de DNF fue salir a destiempo y en una generación con exceso de FPS's. Tampoco iba a suponer una revolución en el género, pero eso creo que lo sabíamos todos.

    Gracias por ponerme el caramelo en la boca, voy a bajar la Megaton Edition, y de mientras reinstalo el Forever XD

    ResponderExcluir
  2. Pues seremos de los pocos que hemos disfrutado con este juego. Otra prueba más de que por mucho que den notas bajas a los juegos, simplemente hay que probarlo. Y cada juego es para cada uno, como un guante.

    ResponderExcluir
  3. Lo de las notas lo diré siempre, no sirven absolutamente para nada. Cada uno tiene un criterio que no tiene porque coincidir con el del vecino y por mucho que se intente es imposible ser imparcial y dar una opinión acorde a la de todo el mundo. Los juegos hay que probarlos y valorarlos según los gustos personales de cada uno.

    Llegué a jugar auténtica basura cuando me fiaba de las notas y a perderme auténticos juegazos por culpa de las mismas.

    ResponderExcluir
  4. Efectivi Wonder. Este tipo de comentarios delatan mi edad XDDD

    ResponderExcluir
  5. La edad está en la mente tío XD

    ResponderExcluir

Échale un vistazo a todas las entradas de RetroNewGames

 
Toggle Footer
Top