10 de junho de 2012
0 comentarios

Xogo - Retro: Hard Head (Arcade)

6/10/2012
Mi primera impresión al sentarme delante de este otro poco conocido clásico del 88, fue la de encontrarme ante una copia absurda y mala del genial Super Mario Bross. Un experimento que no sólo atentaba contra el buen gusto, sino que también lo hacía contra mi salud mental. Que dicho sea de paso, no es que esté muy sana. Pero vamos; que tan sólo hay que atreverse a echarle unos minutos para ver lo equivocados que podemos estar. Y es que las apariencias engañan: una vez superado el estupor inicial y aprendida la mecánica del juego, Hard Head se descubre como un título tan atractivo como bizarro.

no... si hay que ser cabezón para tratar de jugarlo


¿WTF?

Con esta abreviatura lo decimos todo pero al mismo tiempo no decimos nada. Hard Head es un completo despropósito como videojuego. Un título en el que tomaremos el control de un calvo cabezón (y no, no soy yo...) que se irá abriendo paso a base de cabezazos y sentadas a lo largo y ancho de los niveles. Con un cráneo tan duro como el adamantio de Lobezno. Y lo más curioso: guardando cierto parecido con el afamado y bigotudo fontanero.

El origen de esta bizarrada

Aunque este juego llegó a conocerse coloquialmente como "el de los cabezones" o "el de los bebés", Hard Head sería bautizado en países como Korea bajo el nombre de Dr Bulgehead. Uno de los títulos desarrollados por Suna Electronics en 1988 y distribuido directamente para las máquinas de los salones recreativos.

16 niveles sin sentido, totalmente inconexos tanto argumental como jugablemente, y rodeados igualmente de una ambientación de lo más inverosímil y absurda. Todo en Hard Head huele a claro homenaje; de hecho y nada más comenzar el primer nivel, tanto el propio escenario como su jugabilidad, será todo un calco a los mapas protagonizados por Super Mario Bross. Esto es: cuenta recesiva, pirámide escalonada final, bloques, enemigos, y todo un largo etcétera rescatado directamente del título estrella de Nintendo.

Cometido del juego. ¿Existe?

La verdad es que no me ha quedado muy claro cuál es el cometido del juego y si es que hay alguna otra finalidad que no sea llegar al final. Al inicio de la partida y a modo introductorio, veremos a una mujer acompañada de los dos protagonistas: un par de gemelos completamente iguales. Calvos y tan sólo diferenciados por el color de su funda con tirantes --otra vez copiando a Mario-- Esta termina despidiéndose de ambos con un beso. Así que imagino que el único fin de la aventura es el de sorprenderla o algo parecido. O es eso o se han montado un trío... a saber. A excepción de los elementos típicos de plataformeo y de los enemigos más raros que te puedas echar a la cara, objetos y corazones (con animación horrenda incluida) poco o nada más se esclarece del asunto. Además, que las fases no guarden relación y sean totalmente diferentes entre sí, no ayuda mucho a hacerse una idea de por dónde van los tiros. Pero vamos... que tampoco nos va a quitar el sueño. Lo importante en un título de estas características es jugar. Y punto.

no tratéis de averiguar qué representa cada enemigo. No hay solución...

Kitsch y Naif. 

Aunque pueda parecerlo, estos nombres tan raritos no son los nombres de los protagonistas. Se tratan de  --supuestamente-- dos reconocidos estilos artísticos de los cuales el juego toma prestado ciertas referencias. Autodidacta, espontáneo y con colores brillantes y llamativos. Incluso a veces sin relación en el mismo marco en que se encuentra. Vamos... es como si se nos fuera la olla y pintáramos mariachis  en pelotas dentro de una catedral gótica. 

Pero son feos. Los personajes son extremadamente feos y la protagonista femenina todavía lo es más. Horribles. Y los enemigos otro tanto de lo mismo. Ningún personaje tiene sentido. Yo hasta juraría haber visto una patata con gafas... 

Sonido

Con mejor gusto que la estética del juego. Midi eso sí, tal como mandaban los cánones de la época. No tiene nada que ver con el estilo "naif" que pretende dar el juego pero para gustos colores y a mí me encanta. Piezas clásicas originales, la mayoría de ellas recogidas directamente de grandes autores.

ni fumándome algo diseño algo así

Jugabilidad.

El movimiento en pantalla será de tipo scroll horizontal y en dos dimensiones. Con el único cometido de ir avanzando a través de los niveles. Batiendo a nuestros enemigos de todas las diferentes formas ya de sobra conocidas por todos y vistas en juegos anteriores. O botando sobre sus cabezas (como lo haría Mario) o encerrándolos en pompas de jabón (al estilo de Bubble Bubble). Lo más curioso es que, justo al final de cada nivel, tendremos la oportnnidad de conseguir más puntos tratando de introducir un balón en una portería (no... no tiene sentido... pero es que todo el juego es así).


Conclusión

Sin embargo y pese a lo que pueda parecer... el juego engancha. Con algunos tramos un tanto complicados y que a medida que nos vamos haciendo más expertos en su manejo, continuarán subiendo la dificultad. O te gusta... o no te gusta... pero no te va a dejar indiferente. Además. Lo único que hace es copiar a otros juegos de su misma época. Algunos con renombrado prestigio como clásicos y que dieron la campanada en su momento. Entonces, ¿qué es lo que puede fallar? ¿Sus gráficos? Olvídate de ellos, porque es lo más estridente. Pero no por malos, sino por raros y por su color tan saturado. Es más. Gráfica y técnicamente era de lo mejorcito que se hizo aquel año.

Sacaron una segunda parte, pero esa personalmente... no me gusta tanto.

Y hasta aquí esta pequeña reseña de la que podréis encontrar algo más de información en la Games Tribune número 40.

Y como siempre... un vídeo.

Si te ha gustado, comparte la entrada :

0 comentarios:

Postar um comentário

Échale un vistazo a todas las entradas de RetroNewGames

 
Toggle Footer
Top