18 de fevereiro de 2017
0 comentarios

Barcelona Games World + RetroBarcelona 2016: 2ª parte

2/18/2017
Tras una 1ª entrega (pulsa en este enlace si deseas conocer mis impresiones y un resumen de lo ocurrido en el resto de la feria), inicio esta 2ª parte dedicada en exclusiva a RetroBarcelona 2016. Feria que fue efectiva desde el jueves día 6 (reservado para la prensa y gente con invitación) hasta el día 9 que era domingo del mismo mes. Huelga decir antes de nada cuánto supuso para mí estar por primera vez en un evento de tales dimensiones, al igual que mi preferencia por la exposición Retro muy por encima de la Barcelona Games World. Me reitero además en avisar de que tanto esta entrada como la anterior se complementarán en el futuro con material gráfico en un vídeo creado para el canal de YouTube. En cuanto me sea posible ya que el resto de imágenes y vídeos están en otra cámara y no dispongo aún de un Pc.



RetroBarcelona 2016

Situada en el marco de la Barcelona Games World, 6000 metros cuadrados dieron cabida a la feria en el piso superior de uno de los tres pabellones.  Un lugar mucho más amplio que el disponible en anteriores ediciones, y que se traduciría en un espacio más cómodo tanto para visitantes como para expositores. Allí se dieron cita entusiastas y defensores del mundillo retroinformático y clásico de los videojuegos. Gente como los de PixelsMansion, a cuyo concurso de Last Blade no pude asistir finalmente, los amigos de Gamemuseum y RetroScroll, e incluso algunos youtubers que cada semana aportan su granito de arena en las redes, como Kiko en representación de Amicom, David Tromax y su inseparable Dragón, Javier Ortiz (juraría que lo vi pasar a mi espalda mientras jugaba), Tunay (de los pocos youtubers españoles que juegan en sistemas originales y sin emular), Pep Alacant, Bieno... y muchísimos más que me dejo. Faltó sin embargo uno de los que me hubiera gustado conocer como Juanje Juega. También la asociación RetroManiacs y A.R.C.A.D.E tuvieron su hueco con algunos sistemas, Arcade Vintage, Luismi de Constelación Conmodore con quien pude pasar un buen rato a última hora del sábado, Amstrad Eterno RetroAlba, entre otros muchos expositores. Sorprendente y harto interesante fue también una parte dedicada al museo de consolas. Todas ellas ordenadas cronológicamente para deleite de los visitantes. Grata sorpresa también la de encontrarme con una réplica exacta del Coche Fantástico, al igual que con una colección muy nutrida de pinballs clásicos a los cuales podíamos jugar por unas monedas, así como otros preparados y los cuales eran intocables, por ser el utensilio práctico para uno de los torneos que se hicieron. También, como no, las ya habituales tiendas donde por un precio un tanto más rebajado que de costumbre podíamos hacernos con alguna joyita. Y como ya viene siendo costumbre en la feria retro, estaban los chicos de Videojuegos por Alimentos, quienes intercambiaban kilos de comida por cualquier otro producto mostrado en el stand. Con toda probabilidad me vaya dejando nombres, momentos y vivencias, como también es muy posible que sea incapaz de guardar cierta coherencia temporal (no recuerdo si algunas de las cosas las viví el primero de los días o el último, ni a quién conocí antes o después). Algo muy normal teniendo en cuenta la gran cantidad de cosas que pude vivir en apenas unos días; muchísima gente, muchísimas emociones, gran cantidad de sistemas y videojuegos... etc. Espero al menos no dejarme a muchos de ellos, y mucho menos a los más importantes.

cartel de RetroBarcelona 2016

Primer auténtico contacto:

La llegada a la propia feria fue como ya comenté, bastante sonada. Un sueño para mí y por fin una realidad. Tras haber visitado los otros pabellones y disfrutar de la mañana (de todo ello hablo en la primera entrega) me fui a comer un suculento menú japonés en compañía de mis acompañantes. Era una locura el conseguir sitio para que te atendieran en los muchos puestos de comida situados en la plaza, y ya ni os cuento para coger un lugar donde sentarse. La anécdota del día es que al llevar del cuello la acreditación oficial de la feria y al parecer gracias a mi parecido con un famoso youtuber (en su momento me dijeron el nombre pero ya no lo recuerdo), un grupo de madres y chavalitos me pararon para hacerse una foto. Lo mismo sucedió con la persona que me acompañaba. La verdad es que lejos de sentirme acosado o molesto, fue bastante gracioso. También se me acercó un chaval con una camiseta del clásico Doom para hacerme saber que teníamos el mismo gusto por los buenos juegos (yo llevaba una igual).

Con el buche ya lleno, partí hacia el pabellón de RetroBarcelona para acercarme antes de nada hasta donde estaban los chicos de GameMuseum. Un primer vistazo en su mismo puesto me descubrió toda una señora NES que a las pocas horas dejó de funcionar sin un motivo muy claro, pero que sería reemplazada por, creo recordar, una Snes. Allí también pude conocer a gran parte del equipo de RetroScroll (algunos de ellos el sábado).  Victoria "Rokuso", quien me sorprendió gratamente con su conocimiento sobre el mundo arcade y en especial los juegos de naves a los que les da realmente cera de la buena. A destacar las partiditas en cooperativo que me marqué con ella a los geniales shooters Ikaruga y DariusBurst CS, y la tarde de compras videojueguiles (buscar basura en su argot) tanto en su compañía como la de Sikus y la locura incansable de Suso de Dnstuff, a quien sorprendí con mi llegada (una pena no haber grabado ese instante en el que Carlos le decía que le aguardaba una sorpresa y los ojos se le salían de las cuencas) tras años de tonteo en la red de redes. Un minuto con él es como... la verdad es que no existe nada tan demencial para poder compararlo. Insuperables también fueron nuestras partidas a algunas joyitas de los salones. Ah, y no me olvido de Dani RabinatRafeva o Molsupo. Tremendos. En el caso del segundo me sigo preguntando qué clase de problema tiene para brillar tanto en su piel. ,Dani por otra parte es tan grande como su simpatía. Hice muy buenas migas desde un primer momento con él. Me dejo aquí a algún que otro miembro del equipo, que por no recordar ahora mismo el nombre no lo puedo nombrar y hacerlo sin ser consciente sería de muy mala educación. Sí me acuerdo de vosotros, de lo que hablamos, del campeonato de carreras y alguna que otra partida, también de vuestra cara, (o qué os creéis), pero ni del nombre ni del nick. Sois demasiados. Echad a alguien ya. Bueno, y ya que estamos, también un fuerte abrazo para Iván de "La Pandemia", a quien conocí en la entrada y quien me acompañó todo el día en la feria y más tarde por ahí. Con él disfruté de un buen 1 vs 1 al Street Fighter en una enorme pantalla (de esta partida hay trazos en distintos canales y algunos con millones de suscriptores).

acudió muchísima gente, entre aficionados a la retroinformática y los que no.

A mi espalda y con sólo girarme, me esperaban algunas de las asociaciones y expositores que tuvieron a bien acercarse por el evento. Muchas de ellas ya veteranas y otras al igual que yo mismo, su primera vez. En lontananza solía distinguir la efigie de Tunay acompañado de Uri y su modesto equipo de grabación (a quienes en ese momento todavía no me había presentado; existe un vídeo en su canal donde se puede percibir mi asalto). Pep Alacant (gurú del mundillo de sobras conocido y que daría una charla sobre cacharreo y mods), con quien pasé unos grandes momentos muy familiares y plagados de risas, se dejaba ver a menudo entre la muchedumbre con paso apurado constante ("Ay o Barallooo"). Estábamos todos los locos reunidos allí. A la hora de la comida del viernes intenté irme a comer con éstos y otros integrantes de la asociación Arcade (que se llevaron varias recreativas montadas), con Tunay, Pep, y Antonio Jurado, que también hizo acto de presencia por aquellos lares, pero al final no pudo ser.

También me acerqué a saludar por primera vez a Kiko, quien como  Amicon y su colección de Amigas, se había desplazado desde Madrid en compañía del fantástico SpTrigun, tocayo de nombre y que de vez en cuando nos deleitaba con alguna ocurrencia y su conocimiento del medio. Kiko en su caso nos demostró también parte de su saber, que fue mucho. David Tromax, a quien me presenté hasta dos veces; una en solitario y otra en compañía de Tunay. Muy simpático y orgulloso de todo lo que contenía su stand.

El coche Fantástico sin "Maikel Nait"

He de recordar algunos momentos curiosos. El primero, el vivido con Suso y nuestro extraño juego de palabras incansable, de segundo, las fotos cargadas de taradismo extremo junto a otros amigos de RetroScroll (dando la nota, como debe ser y sin vergüenza alguna), el instante camiseta de Doom junto a otro visitante de la feria, y algunos episodios un tanto extraños como el recorrer todo el recinto a la espalda de Bieno (otro de los grandes gurús de la retroinformática) mientras buscaba en compañía del dichoso Suso a un compañero de RetroScroll, o mi encontronazo con un magnífico Coche Fantástico que parecía directamente sacado de la serie. Por si acaso, hice un pensamiento con la esperanza de encontrarme a David "Jaseljof". Con Suso (es que está en todas partes) también nos acercamos al museo de consolas, realmente impresionante y donde pude ver por primera vez no sólo en el plano de una revista, algunas de las máquinas más representativas del sector. Ordenadas de mayor a menor viejunismo, y al que se accedía después de pasar otro pedazo de historia ofrecido por las portadas más importantes de Hobbyconsolas. De todo esto sólo existe material en vídeo, por eso no veréis imágenes del mismo por aquí.

Una de las cosas que no me gustaron demasiado, por decir algo, fue el hecho de que las conferencias que se dieron cita apenas tenían incidencia o publicidad en el evento. Locomalito, Gonzo Suárez, Manuel Pazos, desarrolladores y grafistas, torneos y talleres, etc, faltaba el haberlos anunciado por megafonía o ayudar con los propios organizadores a que la gente supiera de ellos, con lo que a veces era bastante triste ver cómo la zona de conferencias estaba prácticamente vacía. Tampoco fue demasiado de mi agrado, aunque reconozco que era necesario, el que algunos de los pinballs se pudieran usar únicamente pagando y otros ni tocarlos. Como personaje estrella del momento, decir que se pasó por allí y estuvo jugando un ratito en una de las recreativas de Asociación Arcade, uno de los programadores del clásico Turrican 3, Lutz Osterkorn.

Pep Alacant inmortalizando un momento al lado de Tromax, Gizmo, "su Dragón", e Iván de la Pandemia. XD

También hubo algo de Cosplay representado por dos jovencísimas Chun Li y Cammy de Street Fighter (a ésta última el traje le venía como varias tallas grande) y no creo recordar a nadie más.

En definitiva, lo que viví allí fueron grandes y buenísimos momentos. Me lo pasé como nunca. Pude apuntarme a varios concursos (algunos imposibles el sábado al llegar tarde, como el de Last Blade 2 o el de R-Type). Probé innumerables sistemas así como recreativas en su propia maka (una de ellas y que estaba a la venta, era un auténtico emulador). Gran parte, por no decir todos, de los videojuegos de aquellos tiempos que poblaron tantos y tantos salones recreativos, estaban allí. Provocando en mí las mismas sensaciones de cuando era un chaval. Afterburner, Bomberman, Street Fighter, Last Blade, PacMan. Allí se dio cita lo que no estaba escrito y estaría dictando nombres sin parar.

Todo un acierto incluir esta pedazo pantalla para jugar. Al fondo, los increibles pinballs.

El colofón final fue el poder conocer y charlar animadamente con Canseco y Luismi de Constelación Conmodore y Bunker401. Uno de esos momentos irrepetibles y que recordaré para siempre.

Todo acabó a las ocho de la tarde. Todavía me quedaba distancia para irme al que sería mi nuevo destino. Días más tarde volvería a pasar una tarde entera con algunos de los miembros de Gamemuseum y RetroScroll, de la que puede que un día se me dé por hablar. Pero RetroBarcelona había acabado, al menos para mí. Otro año, otra edición.

el stand de RetroScroll-GameMuseum.

Me dejo muchos nombres, he omitido un sinfín de títulos y puede que momentos vividos porque ya han pasado unos meses desde entonces. De todos modos es imposible resumir en una entrada todo lo que allí había. De momento y salvo que vaya editando la misma en las próximas semanas o cuando de repente recuerde algo que se merezca plasmar en el blog, esto es un retazo de todo un fin de semana inolvidable que espero con ganas volver a repetir. Hasta ese momento, toca esperar... y sufrir.

Lo mejor:

-la gente. Todos ellos unidos por el amor a lo retro. Gente a la que tenía muchas ganas de conocer.
-el espacio, enorme. 6000 metros cuadrados para viciar, probar y disfrutar de innumerables títulos.
-el museo de consolas.
-la cantidad ingente de sistemas retroinformáticos, consolas y máquinas recreativas, de las cuales muchas no llegué nunca a probar. Por ejemplo: Virtual Boy de Nintendo; un intento fallido de crear realidad virtual.
-la zona de Arcade o máquinas recreativas (casualmente las imágenes de esta zona se encuentran en otro dispositivo). Impagable el disfrutar de las mismas sensaciones jugando a los clásicos de los 80 y 90 como si uno estuviera en un salón de los de antes.
-el concurso de pinballs y la gran exposición de ellos. Algunos clásicos y otros modernos.
-el que se acercaran muchos chavales jóvenes y que terminaran disfrutando como el que más. Lo que demuestra que no todo son los gráficos sino la diversión y la jugabilidad.
-etc,etc,etc.

Lo peor:

-la zona de conferencias, siempre vacía y con una acústica deficiente.
-el precio de la entrada aunque al final valiera la pena.

Os dejo con algunas imágenes, como siempre. Por desgracia la mayor parte del material lo tengo en otra cámara y no puedo descargarlo hasta tener un Pc (las imágenes del museo, de la zona Arcade, conferencias, etc). Intentaré editar esta entrada en cuanto pueda o subir un vídeo al canal.

Gracias a todos por estar ahí.









Si te ha gustado, comparte la entrada :

0 comentarios:

Postar um comentário

Échale un vistazo a todas las entradas de RetroNewGames

 
Toggle Footer
Top