29 de novembro de 2012
0 comentarios

Opinión: escribir sobre videojuegos no es serio

11/29/2012

¡¡juasjasjasjasjasjuas!!

El siguiente post está basado en el GTM Opina de un servidor, correspondiente al número 34 de la revista digital Games Tribune.
Si bien dicen algunos, seguramente gente entendida con varios títulos universitarios a sus espaldas, escribir no es sólo un trabajo para vagos, sino también de gente finolis y que no quiere mancharse las manos. Y en el caso, expeluznante entonces, de que su fin no sea otro que hacerlo sobre videojuegos, puede resultar tan bochornoso e indignante para el periodismo --amateur en mi caso-- como escupirle a un anciano en su cara.

Porque sí, no vamos a negar que es mucho más cómodo ganarse el pan sentado frente a la pantalla que hacerlo rompiéndose la crisma en algo menos señorial como pueda ser la pesca o la construcción. Uno que ya ha probado diferentes mundos laborales, y que todavía sigue sumergido en uno tan duro como pueda ser el forestal, sabe de lo que habla y puede afirmar que en el caso de ser redactor u oficinista por nombrar algo físicamente, que no mentalmente, más cómodo, no hay color.

Pero no por ello menos respetable y ni mucho menos todavía exento de sudor. Máxime cuando lo que se hace es de forma desinteresada y sin percibir compensación alguna salvo la propia de que te lean o comenten lo expuesto. A veces con muy mala baba por cierto. Porque para qué engañarnos, vivir del periodismo en todas sus vertientes, es en España prácticamente un imposible; en ese país necesitas un contrato, un padrino, que te lean y todo un largo etcétera que no nos cabría en el curriculum. Muchas  de ellas que se me escapan y que sólo un profesional con tablas y con experiencia podría definir. Profesionalmente no me dedico a ello ni considero que tengo el nivel necesario como para hacerlo., aunque sí puedo decir que he visto cosas por ahí que claman al cielo de gente que hace tiempo se ha puesto la chapa de Profesional.

Si difícil es escribir de videojuegos, en España es todavía peor. Al menos que yo sepa son sólo dos o tres los que obtienen beneficios y de éstos otro tanto de redactores los que lo disfrutan. A partir de ahí, lo que podáis ver, escuchar o leer, son sólo cuentos chinos.

Pero volviendo al tema que da título a la entrada y por la parte que me corresponde, voy a centrarme en el concepto que la gente de a pie tiene sobre el periodismo o llamémosle columnismo o crítica de videojuegos. Es muy común entre los que nos dedicamos a ésto durante nuestro tiempo de ocio, el que suframos las miradas y críticas silenciosas de desconocidos, amigos o familiares. En mi caso concreto, por parte de algunos de los segundos y todos los últimos. Explicar que mientras ellos duermen la siesta, se van de copas o ven un programa rosa en la televisión, uno escribe sobre videojuegos y cree hacer una labor importante. Es algo así como intentar hacerle entender a una piedra el origen del universo y la descomposición de la materia. Es decir, imposible.

Y de acuerdo, hasta cierto punto he de afirmar que escribir sea de lo que sea, no es una profesión/afición en el 90% de los casos remunerado o reconocido como para llegar a tenerse en cuenta, pero sí implica de forma innegable un tiempo y esfuerzo que se realiza con el mayor de nuestros amores y siempre en nuestros ratos de ocio. Podría transcribir de forma literal aquí, el 100% de los casos en que me he encontrado charlando sobre el tema con amigos y que de la misma forma ha dado lugar al breve Opina de GTM: mientras uno parecía mostrar algo de interés, tres personas en concreto decayeron en su atención al tiempo que escucharon que el motivo no era otro que los videojuegos. Quiero pensar que en realidad estaban mucho más interesados en Las momias de Persia o los complicados ritos de apareamiento del macho montés durante los atardeceres de la Sierra madrileña. A cada cual lo suyo y no se le puede obligar a nadie la comunión. Pero respetando. Y con la certeza de que si hay un cada vez más incipiente mercado en torno al mundo de los videojuegos es porque sencillamente gusta y poco a poco va cobrando el lugar que se merece. Otra disciplina  más como cualquier otra vinculada con el arte. Porque en el fondo es eso: arte en movimiento como lo pueda ser el propio cine.

Seguimos todavía, pese a que las cosas han cambiado de forma generalizada, vinculando los videojuegos con algo infantil y de poca importancia, aunque curiosamente habría que mostrarles a estas personas todo el dinero que mueve (superan ya al cine y a la música de forma conjunta en varias cifras) y el que algunas desarrolladoras tanto de soft como hardware ya coticen en Bolsa es muestra de ello. Es un tema que daría muchísimo para hablar, pero la mayoría de las personas prefieren arquear las cejas ignorando que ese sector de las llamadas "maquinitas" de salones y bares de barrio, ya hace tiempo que ha dejado de tener una edad. Que es totalmente adulto, con contenidos igualmente para ello, y que ya hace unos años que los elitistas y los casuales casi se han convertido en el mismo tipo de consumidor.

Sin embargo no deja de ser pauta para otros análisis, el que descubramos finalmente que quien menosprecia todo lo que de algún modo esté relacionado con este mundillo, suele ser alguien al que por no gustarle ni siquiera le han llamado en algún momento la atención. Eso es otro tema, y para estae tipo de personas hablar sobre videojuegos es avergonzarse o no dejar atrás su "infantilismo" como he llegado a escuchar. Ilógico y soberanamente estúpido.

No se puede echar por tierra el trabajo desinteresado de otros simplemente porque no comulguemos con su interés o afición. Yo mismo puedo considerarme muy poco dado a la astronomía pero no por ello dejo de darle valor. Sé reconocer el esfuerzo y el trabajo que hay detrás de todo eso para que nosotros simplemente recibamos de forma cómoda las imágenes del descubrimiento de una estrella. ¿Necesario hasta cierto punto? Puede, pero no por ello se ha de recurrir al menosprecio. Es en este mundillo donde por vez primera han surgido los llamados "trolls". Personas que sólo critican de forma gratuita, fundamentalistas y que lo único que hacen es hablar por hablar aunque casi siempre sin respeto. ¿Cuál es nuestra intención? Entretener y con suerte divulgar.

Costará mucho derribar esa idea de que escribir sobre videojuegos sea socialmente hablando de lo peor. Es igual que se haga una disgresión dialéctica de lo más ejemplar y con invitados de honor, que para gran parte del público seguirá siendo algo minoritario y de poco interés. Si el tema se centra en torno a los videojuegos ya no tendrá el mismo carisma y seremos señalados. No vende, al menos a cara descubierta entre el populacho, aunque ya lleva demostrando que es de las industrias que más mercado aportan, puestos directos e indirectos y que pese a los tiempos de crisis que vivimos, apenas decrece salvo casos ejemplares.
Si te ha gustado, comparte la entrada :

0 comentarios:

Postar um comentário

Échale un vistazo a todas las entradas de RetroNewGames

 
Toggle Footer
Top