7 de outubro de 2017
0 comentarios

En el paquete - Nintendo Classic Mini: Super Nintendo Entertainment System

10/07/2017
Blade Runner, Retrobarcelona... Super Nes Classic Mini... ¡Por Dios! ¡¡Que alguien detenga ya esta locura!!

Y es que estos últimos días han sido un verdadero regalo para aquellos aficionados al Retro y en especial los videojuegos (sí, para ti también, porque sino no estarías aquí). RetroBarcelona 2017 se encuentra mientras escribo estas líneas en su segundo día consecutivo y agotadas todas las entradas para el público en general.

Super Nintendo Classic Mini: el detalle es brutal.

Pero no es de la feria dedicada a los videojuegos retro de la que quiero hablaros hoy -en su defecto os dejo aquí la edición de 2016 dentro del marco de la Barcelona Games World- sino de la flamante Super Nintendo Classic Mini (Snes para los amiguis), una reproducción casi exacta de la máquina original de 16 bits, mi última adquisición.

Como la mayoría de vosotros sabréis, la consola propiedad de Nintendo salió a la luz el pasado 29 de septiembre en medio de un gran revuelo al igual que lo hizo en su día su hermana pequeña NES Classic Mini. Esto es: reservas agotadas, carreras y colas, unboxings, análisis (aquí tenéis mi "desempaquetado") y toda una fiebre desatada en torno a su compra que llamaba poderosamente la atención. Además, como ya había ocurrido con la reproducción de 8 bits, los especuladores sin escrúpulos se encontraban revendiendo las consolas previo acopio de ellas el mismo día de su salida, muy por encima de su precio original. 

Por suerte, esta vez no me pilló el toro y pude hacer dos reservas el mismo día que lo permitieron las tiendas; justificándose el precio oficial de 80€ al incluirse un segundo mando a diferencia de la edición anterior. Con 21 juegos (20+1) preinstalados; cifra que unida al citado precio no ha gustado demasiado entre los aficionados. Y siendo sincero, a mí tampoco. 

Super Nes Classic Mini: A mí me daban dos.

No obstante, y sabiendo ya que el hardware es idéntico a la anterior consola, estoy más que seguro que la cifra aumentará de manera "ilegal". ¿Por qué lo califico entre comillas? Pues porque a pesar de todo, Nintendo sabía que su consola iba a ser pirateada y tampoco es que se haya esforzado mucho en mejorar su seguridad. Puede que también pensando en que la Snes Mini es un producto único, y dejando la posibilidad de que cualquiera con un poco de maña la pudiera configurar a su gusto para poder disfrutar de aquellos títulos que no han llegado preinstalados.  

***Editado***: a fecha de 8 de octubre de 2017 y a la espera de futuras actualizaciones, ya es posible emular varias consolas y añadir juegos flasheando el kernel y utilizando tanto el emulador oficial como RetroArch.

El Cerebro Mini de la Bestia

Pero vayamos por partes: Super Nintendo Classic Mini es una consola que a pesar de no dejar de ser una máquina de emulación -hecho que muchísima gente critica- consigue llegar al corazón de entusiastas y puristas basándose en el efecto nostálgico de sus formas y apoyándose sobre un catálogo clasista y rebosante de calidad. Aquí la mayoría dirá que es imposible que un emulador transmita las mismas sensaciones que en su día ofreció la máquina original y que todo se arregla con una Raspberry, pero está claro que quien lo afirma o bien no la ha tenido en sus manos o simplemente es incapaz de añorar y valorar el producto como tal. En mi caso al menos, y tal como hago constar en el vídeo donde desempaqueto la consola, ésta me dejó muy sorprendido al haber experimentado (en pleno 2017 y con un producto que a sabiendas emula) algo muy semejante a lo que sentí en los primeros años 90 cuando me puse a los mandos de una Super Nintendo por primera vez. Y eso, muchachada, es algo muy difícil de conseguir.

Técnicamente, y bajo un hardware que corre con 256 MB de RAM de Hynix, un procesador ARM Corex-A7s ayudado de la GPU gráfica ARM Mali 400 MP2 (Soc Allwinner R16) y una Nand de 512 mb que almacena tanto las roms como el sistema operativo basado en Linux, la consola nos ofrece poder suficiente como para mover sin problemas juegos emulados de Nintendo 64 y todo lo que podamos imaginar de ahí para atrás. Más que suficiente si lo que queremos es disfrutar de los juegos incluídos (20+1) sin necesidad de complicarse demasiado en configuraciones o si por el contrario decidimos aumentar sus posibilidades por otros cauces poco legales incluyendo más roms hasta el límite de su capacidad. 

Super Nes Classic Mini: en la palma de tu mano.

Estéticamente, la consola es un primor teniendo en cuenta de que se trata de una versión reducida de la máquina original (aproximadamente del tamaño de un cartucho). La reproducción imita tanto el tacto como el aspecto con un nivel de detalle muy meritorio, aunque se echa de menos que el botón de eyectado de cartuchos -que podría haberse pulsado igualmente- y la ranura de los mismos no sean funcionales. Aún así el conjunto del producto nos sorprenderá ya no sólo por esa llamada a nuestra nostalgia, sino también por su robustez. Lo mismo podemos decir de los dos mandos -esta vez con el cable considerablemente más largo, mejorando así una de las pegas de la versión anterior y minimizando el riesgo especulativo en torno a ellos. Recordemos que los mandos de la mini Nes se llegaron a vender a un precio de unos 100€ en plataformas como Wallapop o Ebay. Dichos periféricos, aunque no son una réplica 1:1 de los originales, son tan semejantes hasta en el más mínimo de los detalles, que sólo es posible diferenciarlos teniendo unos y otros para comparar. Los mismos, llevan su propia clavija compatible con Wii y Wii U, pudiendo introducirse en el hueco frontal practicado bajo unos falsos conectores con el aspecto de antaño. 

Teniendo en cuenta que el producto es moderno y que está enfocado para poseedores de televisores actuales, contamos esta vez con una conexión de tipo HDMI que nos brindará 720p de resolución. Una lástima que no se haya incluido también la típica RGB para televisores menos modernos. También, y para que podamos alimentar sus 5v (muy poco consumo para todo lo que ofrece), la caja incluye un cable microUSB para tal efecto y que podrá conectarse al usb del televisor, un portátil, una batería, o un cargador de cualquier móvil (sorprendentemente, éste último no se incluye). 

20+1 son los juegos incluidos en la consola. A 60hz y en sus versiones USA. 20 títulos más uno desbloqueable y algunos de ellos inéditos en Europa como Super Mario Rpg y Earthbound. Hablamos de Star Fox 2; un título inédito hasta la fecha, y que aquí aparece completo por primera vez. Si bien es cierto que el catálogo es mejorable, que abusa de los Rpgs, y que resulta un tanto escaso teniendo en cuenta los géneros que se dejan, no nos engañemos puesto que cada uno de los títulos rebosa calidad. De hecho contamos con auténticas joyas y que en esta ocasión hacen gala de una buena emulación del chip FX y FX2, al igual que el SA1, los cuales mejoraban el aspecto gráfico de los videojuegos aupándolos un punto por encima de su propia media.

Así, tenemos, por orden alfabético, y teniendo en cuenta que el catálogo difiere según nos encontremos en Europa, Usa o Japón... toda una lista de juegos a 60 hz y en riguroso inglés:
  • Contra III: The Alien Wars
  • Donkey Kong Country
  • EarthBound (inédito en Europa)
  • Final Fantasy III / VI en Europa
  • F-Zero
  • Kirby Super Star (8 juegos en uno)
  • Kirby’s Dream Course
  • The Legend of Zelda: A Link to the Past
  • Mega Man X
  • Secret of Mana
  • Star Fox
  • Star Fox 2 (inédito)
  • Street Fighter II Turbo: Hyper Fighting
  • Super Castlevania IV
  • Super Ghouls ’n Ghosts
  • Super Mario Kart
  • Super Mario RPG: Legend of the Seven Stars (inédito en Europa)
  • Super Mario World
  • Super Metroid
  • Super Punch-Out!!
  • Yoshi’s Island


Super Nes Classic Mini: Star Fox 2 se desbloquea tras finalizar el primer nivel de Star Fox

Lo mejor:

-Salvo por el tamaño y algún detalle, es una reproducción exacta de la máquina de 16 bits.
-Se incluyen dos mandos casi idénticos a los originales, y con el cableado mucho más largo.
-Ocupa muy poco espacio. Cabe en la palma de tu mano.
-Apenas consume recursos: 5v para ser exactos que podrán suplirse a través de un microUSB.
-Apenas se calienta tras horas de funcionamiento. Tuberviejuner se echó 10 horas con la suya en RBN.
-Algunos títulos inéditos (Star Fox 2...).
-Potencia sobrada para emular (Máster System, Megadrive, Nes, Snes, Psx, Nintendo 64, Commodore, Spectrum, Mame... etc).
-Juegos a 60hz.
-El menú es muy bonito e intuitivo.
-Tiempos de carga muy cortos. Mucho más cortos que cualquier Raspberry a pesar de lo que digan.
-Emulación casi perfecta. Al 100% en el caso de los juegos preinstalados.

Lo peor:

-El precio quizás sea algo desorbitado. 60€ hubiera sido más normal.
-Software cerrado. No se pueden añadir más juegos (legalmente).
-Que no sea igual de grande que la original (que contradice su principal virtud, pero cuestión de gustos).
-Que no se pueda actualizar la lista de juegos salvo por métodos un tanto "ilegales".
-Que no se puedan utilizar cartuchos originales debido a su tamaño y construcción.
-Que no se incluya un cargador. 80€ dan para eso y mucho más.
-Que no se hayan instalado manuales, ni siquiera en PDF, de los juegos incluidos.
-Que algunos títulos sean prescindibles en un catálogo cerrado.
-Que se abuse tanto del Rpg y que todos estén en riguroso inglés.

La caja respeta en gran medida el diseño de la original.


En Conclusión:

Es verdad, para qué vamos a negarlo, Nintendo nos ha vendido este producto aprovechándose de la nostalgia. Hay otras opciones seguramente algo más baratas y más válidas para según qué público. Pero eso no quita que este producto rebose potencia más que contrastada y calidad. Además, el hecho de que sea un producto oficial de Nintendo y que cuente con una exactitud milimetrada salvo por su tamaño, tanto en la carcasa como en los mandos (éstos últimos muy semejantes a los originales), le confiere a la consola unas sensaciones muy aproximadas, y en mi caso totalmente reales, a lo que fue la máquina original. La lista de juegos se nos antoja escasa y es verdad que podría haberse metido muchísimo más. Imagino que todo debido a problemas de licencias por ser éstas de terceros. Pero mientras escribo estas líneas ya existen métodos todavía en fase de pruebas para aumentar el número de roms mediante software. Mi consejo en este último caso, es que sólo metáis juegos de Super Nintendo, porque si nos dedicamos a meter toda una ristra de juegos de otros sistemas, acabaremos por no jugar a nada rompiendo del todo la magia.
Si te ha gustado, comparte la entrada :

0 comentarios:

Postar um comentário

Échale un vistazo a todas las entradas de RetroNewGames

 
Toggle Footer
Top