18 de agosto de 2018
0 comentarios

Xogo - Retro: Análisis de Gain Ground (Sega Master System)

8/18/2018
Acción a raudales, tutiplén de niveles, jefes finales a cada cual más duro y un divertido multijugador, son algunas de las virtudes con las que Máster System cuenta a la hora de lucirse con el clásico del que hablaremos hoy. Gain Ground (ゲイングランド), título que nos llegaría directamente desde los recreativos nipones (con sus placas SEGA System 24: Bonanza Bros, Crack Down, Scramble Spirits, etc), haciendo las delicias tanto en Europa como en América, para llegar a convertirse en uno de los videojuegos más destacados de entonces dando el salto a los sistemas caseros de 8 y 16 bits (Mega Drive, Pc Engine...).

Imos aló!

Pantalla inicial de la versión de Master System. Imagen de Coolrom.
La que hoy nos ocupa, y que sin duda alguna es de las versiones más recordadas por los aficionados, fue la desarrollada por SEGA en 1990. Ésta contaba, además de con el juego base y sus cuatro zonas originales harto diferenciadas, con una completamente exclusiva y su propio jefe final. De hecho, y a pesar de las limitaciones respecto a sus hermanas mayores, para muchos jugadores de hoy día sigue siendo la mejor versión y la más completa de todas. Y como no podía ser de otro modo, con toda una historia y argumento detrás. 

El apartado gráfico no llega al nivel de las demás versiones, pero se goza. Coolrom.
Ambientado en el inevitable futuro, el manual nos habla de la existencia de una especie de 'reality' que sirve para entrenar a los más osados durante larguísimos tiempos de paz, bajo el nombre de Gain Ground. Diferentes luchadores enfrentándose a multitud de seres virtuales, a lo largo y ancho de un sinfín de escenarios ambientados en épocas tan dispares como la Prehistoria, la Edad Media o la Era Final. Todo ello dirigido y orquestado por lo que podría denominarse como una supercomputadora, y que acabará por traicionar a sus creadores humanos haciéndose con el más absoluto control y atrapando en sus instalaciones a participantes y público en general. Nosotros, como luchadores, deberemos abrirnos paso a través de las mismas rescatando a otros soldados con el fin de reunir un numeroso ejército con el que poder derrotar a la susodicha inteligencia artificial.

Al finalizar cada zona nos enfrentaremos a un jefe o 'boss' final. Imagen de Segaretro
Pero convertirse en héroe no será taréa fácil y acabar con la rebelión cibernética conllevará una enorme y peligrosa responsabilidad. Sobre todo teniendo en cuenta la gran cantidad de niveles y enemigos que nos encontraremos durante el encierro (hasta cinco zonas en la versión de SmS), sorteando enemigos, trampas y peligros, donde el objetivo es reunir un ejército lo más numeroso posible para que nos acompañe en la batalla; reclutando a compañeros caídos, mientras derrotamos a todos y cada uno de los atacantes o simplemente nos dirigimos a la salida bajo la vigilancia impasible de un límite de tiempo o contador. En el caso de que juguemos con un amigo, añadir como detalle que el segundo mando nos dará la posibilidad de jugar con personajes femeninos; curiosidad que podremos usar también si introducimos el pad en la ranura del segundo mando en el modo de un jugador.

Antes de empezar cada nivel podremos elegir uno de los muchos personajes disponibles. SegaRetro.
Sí bien al principio contaremos tan sólo con tres personajes principales, al final nos haremos con hasta quince personajes completamente diferenciados en cuanto a tipos de disparo y características como rango de ataque y velocidad. Es importante reunir el mayor número posible de efectivos y usarlos estratégicamente según el mapa, pero siempre teniendo en cuenta que cuanto mayor sea nuestro 'ejército', mayores serán nuestras posibilidades de triunfar en el encuentro final.

Gráficamente

Grandes sprites, aunque algo tosco y sencillo en la mayoría de los niveles, Gain Ground no es un título que aproveche de manera decente todas las posibilidades gráficas de los 8 bits. No obstante la cosa mejora a medida que nos vamos acercando a la supercomputadora, pero en general no hay mucho que destacar. Algunos de los enemigos disfrutan de buenos acabados, destacando por encima de todo los jefes, tanto por sus rutinas y modos de comportamiento como animaciones y diseño. Lo mismo podemos decir del apartado sonoro, que sin tener demasiadas piezas, atesora alguna de ellas que acabaremos por tararear y recordar de por vida.

Portada y trasera de Gain Ground en su versión Master System.
En conclusión:


Gain Ground es un buen juego en cualquiera de sus versiones. La de Master System es un gran clásico que a día de hoy ronda los 120€, completo. Tenía pendiente terminarlo a pesar de haberlo jugado en varias ocasiones y en más de un directo en YouTube, pero no ha podido ser hasta este fin de semana cuando me pude poner con él de un modo más serio. Es un juego difícil si es que queremos acabarlo con el mayor número posible de personajes (y de ello dependerá si podemos o no destruir al difícil enemigo final), pero aunque al principio utilicemos más de un continúe, será en las siguientes partidas cuando le cogeremos el truco. En resumen, muy recomendado. Sobre todo si puedes jugarlo en cooperativo. 

Lo mejor:

-5 niveles y 1 exclusivo.
-Diferentes personajes para elegir.
-Cooperativo adictivo.
-Habilidades bien diferenciadas de cada uno de los personajes.
-Buenos jefes finales.
-Melodías pegadizas.
-Muy jugable.
-Apartado gráfico decente.
-Portada de la caja espectacular.

Lo peor:

-Apartado gráfico y sonoro inferior a sus hermanas mayores.
-Enemigo final prácticamente imposible. Es necesario llegar con muchos hombres.

*Realizado el 3 de agosto.
Si te ha gustado, comparte la entrada :

0 comentarios:

Postar um comentário

Échale un vistazo a todas las entradas de RetroNewGames

 
Toggle Footer
Top