29 de abril de 2020
0 comentarios

Xogo - Retro: Análisis de Sonic "The Hedgehog" (Master System)

4/29/2020
El juego de hoy es, prácticamente desde los primeros años noventa, de las más preciadas y queridas piezas que poseo en mi colección.
Sonic, el erizo, indiscutible personaje-mascota de la entonces todopoderosa SEGA. Fue un 25 de octubre de 1991 cuando aterrizó en las tiendas europeas. Mil pesetas de entonces muy bien invertidas en un viejo rastrillo cercano a la Vía Norte de Vigo. Recuerdo mi incredulidad y sorpresa al encontrar aquella pequeña joya entre multitud de cachivaches, vinilos y un sinfín de cosas viejas, preguntándome incrédulo cómo era posible que sólo dos o tres años más tarde alguien quisiera deshacerse de ella. Todavía guardaba (y guarda) el sello del Corte Británico en su manual.

Por aquel entonces, como flamante poseedor de una consola SEGA Master System, hacerme con el juego era algo que en pleno 1991 aún se me antojaba bastante difícil por no decir imposible; el momento, la efervescencia de la adolescencia... ¿quién sabe? Pero sobre todo la dificultad para invertir 7000 u 8000 pesetas a un precio de salida elevado incluso para la época. Además, todavía me rondaba aquel estrepitoso fiasco que me había supuesto un año antes Golden Axe, así que imaginad mi desconfianza y recelo soltando la "guita" y temiendo que la historia se volviera a repetir. Eran  otros tiempos, y jugar era un lujo que no todos los chavales de entonces nos podíamos permitir así como así.

Señoras y señores, damas y caballeros, niñas y niños... una de las joyas de la corona y de los títulos más jugados y disfrutados a conciencia a lo largo de toda mi vida. Con todos ustedes, el único e inimitable:

Sonic "The Hedgehog"

Siendo adolescente, éste fue otro de tantos pequeños sueños hechos realidad.

Siempre es un placer volver a analizar un videojuego de Master System (ya han pasado unos meses desde Captain Silver en diciembre de 2019) pero mucho más cuando se trata del icónico erizo azul de quien ya hablé en el análisis de Sonic Chaos también aquí en RetroNewGames. La que hoy nos ocupa es una de las entregas más impresionantes e increíbles que existen a sabiendas de sus limitaciones, siendo además un juego desarrollado absolutamente de cero tomando únicamente como base algunas de las características de las que daba buena cuenta el personaje en Sega Mega Drive; desde niveles exclusivos hasta una nueva banda sonora, pasando por una jugabilidad a prueba de bomba que dejó boquiabiertos a todos los que seguíamos resistiendo con nuestra Master System y sus ya trasnochados 8 bits. Un videojuego a todas luces especialmente lineal, menos veloz y más plataformero, surgido en los laboratorios de SEGA al verse completamente incapaces sus creadores de plasmar lo ya visto con Sonic en los potentes 16 bits.

Y sin embargo, a pesar de sus limitaciones técnicas comparándola con la consola estrella de SEGA que por aquel entonces ya se hallaba sumida en la lucha contra Nintendo, el videojuego dejó tan buen sabor de boca en quienes lo recibimos y jugamos, que no tardaron demasiado en aprovechar la franquicia  para desarrollar diferentes entregas también en 8 bits. Es más, somos muchos los que creemos que, aunque ampliamente superado por el famoso "Blast Processing" de Mega Drive, Sonic "el Erizo" en SEGA Master System sí supera al original de 16 bits en otros muchos aspectos, convirtiéndose así en una de las entregas mejor valoradas y recordadas de su generación.

Como ya he dicho, Sonic "The hedgehog" en Master System, es un título genuinamente de plataformas y me atrevería a decir que algo menos enfocado a la acción como su hermano mayor; más "relajado" y amable, pero no por ello fácil o limitado ni falto de posibilidades. Es sin duda un videojuego que explota y aprovecha mejor que ninguno las limitaciones técnicas de la consola, y del que todavía recuerdo con mucho cariño el instante en que lo finalicé por primera vez. Era también una tarde de viernes o sábado alrededor de las siete y entonces todavía no había dado el salto a los 16 bits y ni siquiera conocía en persona al Sonic de Mega, así que tener aquel juego en mis manos hacía que me sintiera todavía más orgulloso de mi consola sin envidiar para nada la siguiente generación. Recuerdo su colorido, lo divertido que era, y lo bien que se veía en mi vieja Sanyo de tubo, la televisión familiar que por tantísimos años había sido el centro neurálgico del salón. 

Durante la primera carga imaginábamos toda la inmensidad de una isla por recorrer.

Pero antes de entrar en más detalle, repasemos a grandes rasgos la historia del videojuego y de su protagonista (no voy a entrar aquí en cómo nació la mascota de SEGA ni en todos sus pormenores salvo los que conciernen al propio análisis). Si bien el personaje nació en 16 bits como respuesta al personaje de Mario en Nintendo, la que ocuparía los cartuchos de Master System en sobremesa salió algo más tarde (en el año 1991) para fortalecer el mercado y nutrir a todo el plantel de consolas que todavía seguían teniendo importancia tanto en Brasil como en Europa. Un juego con el que alimentar las muchas ilusiones de los chavales y, por descontado, sacarse otro pellizco con una franquicia que había nacido y entusiasmado en la que ya era su consola estrella e insignia Sega Mega Drive. 

Historia:

El Dr. Ivo Robotnik, un científico loco, está robando animales inocentes y convirtiéndolos en malignos robots. Sólo alguien rudo puede poner fin al diabólico esquema del científico demente. Es Sonic, el imperturbable erizo con su corte de pelo espinoso y zapatos especiales de goma que le dan velocidad. Ayuda a Sonic a combatir las horas de maníacos metálicos ejecutando el ataque giratorio supersónico. Baja a toda velocidad por las pendientes de los cerros y salta sobre las peligrosas trampas explosivas. Atraviesa las heladas aguas de una caverna subterránea. Si tienes suerte podrás pasar a la etapa especial donde serás impulsado por resortes y rebotarás en contra de parachoques, como si estuvieras en una verdadera máquina de bola loca. ¡Tu mayor desafío se presenta en un globo volador donde te encuentras cara a cara con el propio Dr. Robotnik! Da vueltas hasta quedar mareado, salva a los animales y conviértete en el superhéroe. ¡Sé Sonic! ¡Sé atómico!.

¡¡¡Sí!!! ¡¡¡Dios!!! ¡¡¡Quiero ser Sonic!!! Así empezaba el manual y, la verdad, ¿quién no querría serlo? Yo, por supuesto, digo que sí.

Sonic para Master System, a pesar de no ser un juego tan rápido como su homónimo de 16 bits, no es precisamente fácil.

Gráficos

Realizado en absoluto 2D, vistoso y colorista, Sonic es un título bonito y detallado que entra por los ojos (de los de un niño y también de los más mayores de entonces), reflejando en cualquier caso la potencia de lo que todavía daban de sí la consola y sus ocho bits. No sólo llamaban la atención el exquisito diseño de los niveles, efectistas y muy bien ambientados, y en algunos casos hasta sorprendentes, sino también el cuidado y el mimo con el que habían sido detallados los enemigos (animales habitantes de la isla ya reconvertidos en peligrosos robots); con detalles y mecánicas muy trabajadas lo que, añadido a su variedad entre otros aspectos, lograban un videojuego redondo y divertido dotado de una excelente personalidad y perpetuidad. Ha envejecido, a mi modo de ver, demasiado bien, además de atesorar todavía esa capacidad sólo atribuible a los videojuegos de antaño para rellenar los espacios del propio juego a través de nuestra imaginación. Siempre digo que cuanto más realismo y mejores gráficos, menos nos dejan para ésto último. Cualquiera que haya vivido con enorme entusiasmo aquella magnífica y añorada época, sabrá a lo que me refiero. Y no, no tiene nada que ver con la nostalgia sino con su efecto en la mente. Sobre todo para aquellos sujetos más jóvenes y todavía por moldear.

Como decía, Sonic en su versión para Master System, aprovechaba muy bien la paleta de colores de la consola y, por consiguiente, de sus capacidades gráficas. Unos escenarios con unos fondos simples pero dotados de una gran belleza; dignos de elogio y sorprendentemente animados (no todos), destacando el colorido de las icónicas colinas de Green Hill o el fascinante, nocturno y extraño Scrap Brain, entre muchos otros. El conjunto resultante lo convierte en un título con unas características especiales y únicas de los que pocos videojuegos -inclusive modernos- pueden fardar. El azul de Sonic y el detalle del resto de los enemigos, por hablar un poco del diseño de personajes, lucen también magistralmente aún con todas las diferencias respecto a su contraparte en 16 bits de la que toman la mayoría de los conceptos. Siento que las capturas de pantalla no reflejen fielmente la calidad final del título y seguramente si tu primer Sonic fue el de Mega, éste te chirríe un poco por su aspecto más "infantilizado", pero os aseguro que una vez en movimiento, y en cuanto a enemigos, niveles, y otros detalles típicos del género de las plataformas que aquí juegan una labor harto importante, este Sonic todavía tiene muchísima leña y gasolina que dar. Para muchos su segunda entrega mejora lo visto despuntando por encima de éste con todas sus mejorías técnicas, pero en mi caso me quedo con el primer Sonic de Master por haber trasladado toda la magia de su universo a una consola inferior y por haber supuesto, también en mi vida, toda una revolución.

Algunos lugares son inaccesibles. O eso parece...

En resumen, un título gráficamente desenfadado con una buena calidad técnica y muy pocas ralentizaciones (las hay en algunos momentos sobre todo al encontrarnos con Robotnik o varios enemigos en pantalla), con un diseño de niveles tan bien realizado que, a pesar de ser lineales en su mayoría, invitan a que los exploremos sin demasiada prisa. Con unos fondos, vuelvo a repetirme, en su mayoría muy simples pero de singular belleza al igual que un hermoso lienzo, ayudando más todavía a recorrer todos esos lugares tan variados y detallados (para la época en 8 bits) reforzando nuestra capacidad para sumergirnos en su cuidada ambientación. Como plataformas es un juego inmejorable, y me atrevería a decir que es un título con una perspectiva más madura de lo que nos tenía acostumbrados Master System. 

Sonido:

La banda sonora, así como el más que reconocido efecto al recoger cada uno de los anillos dorados, es marca también de la casa y de esas que una vez la escuchas la recordarás de por vida. Parece increíble cómo todos los niveles cuentan con la suya y la hacen propia dando la sensación de pertenecer la una a la otra. Desde melodías suaves hasta otras más beligerantes, en conjunto es una banda sonora digna de disfrutar incluso fuera del propio juego. El resto de efectos como de costumbre en los juegos de la época, destacan por ser tan sencillos como bien plasmados, destacando sólo  el ya mencionado de los anillos. 

Al final de cada nivel nos las veremos contra el malvado Robotnik.

Jugabilidad:

Otro título retro a prueba de bombas y para el que parece que no han pasado los años. Simple y sencillo, tanto que sólo tendremos que usar la cruceta para dirigir a nuestro Sonic en cualquiera de las direcciones (de manera envidiable) y con una única acción de salto que usaremos para derrotar a nuestros enemigos o activar los diferentes objetos que iremos encontrando. En este último caso hay que decir que Sonic tiene muchas opciones y recursos, entre los que podríamos nombrar entre varios la posibilidad de ser indestructibles y más rápidos durante unos segundos, los monitores de diez anillos e incluso las que nos otorgarán una vida, o mismamente -y más codiciadas entre todas- las que crearán a nuestro alrededor una esfera de protección. Todo en Sonic está medido al dedillo con un esmero pocas veces visto, dando lugar a una variedad y una rapidez a la hora de manejarlo muy por encima de la media de los juegos de su estilo.

Con un contador y el reto de finalizar cada uno de los niveles en el mínimo tiempo (a pesar de no ser el Sonic de Mega Drive también podemos recorrer los niveles como alma que nos lleva el Diablo), al final de éstos se nos otorgará un puntaje en base al número de anillas, gemas, tiempo, etc, que hayamos conseguido. Eso sí, mucho ojo con los segundos niveles de cada zona, que es donde se ocultan las gemas; necesarias para conseguir el final verdadero con el que eliminar todo rastro de Robotnik y descontaminar por completo la isla.

Para acabar con los enemigos simplemente tendremos que arrollarlos en giro o saltando sobre ellos. También nos las veremos varias veces con el propio Robotnik en unos encuentros poco menos que emocionantes. Sin embargo destacan las fases "bonus" a las que accederemos sólo a ciertas condiciones descritas en el manual. No porque sean espectaculares, sino porque son como una suerte de pinball bastante ingenioso y novedoso en su momento. 

En ocasiones dejaremos la superficie para adentrarnos en las "oscuras" cuevas subterráneas.

Conclusión:

Sonic "The Hedgehog" para Master System es un juego imprescindible en tu colección de 8 bits, ya sea porque te gustan los juegos de plataformas o porque es pura historia. A día de hoy sigue conservando el tipo y sus gráficos aunque muy simples hoy día, han envejecido bastante bien. Con una jugabilidad increíble que lo hace muy llevadero y accesible, goza de otras tantas excelencias técnicas que sorprendieron en su época. Puede durar una hora, o quizás algo menos dependiendo de las prisas que tengas, con una gran variedad de niveles, situaciones y enemigos. Para mí, tiene todo lo esencial para ser un buen juego. Y lo es, de los mejores. Un compendio excelente a su hermano mayor de Mega Drive con el que intentan comparar constantemente para quitarle mérito (la estupidez humana y su fascinante mundo). Con una excelente banda sonora, por supuesto. 

Totalmente recomendado.

Carátula de la caja original.

Lo mejor:

-Gran banda sonora con piezas rescatadas de su hermana de 16 bits.
-Buen diseño y contenido en cada uno de los niveles.
-Variedad de enemigos.
-Jefes de final de fase.
-Dos finales.
-Pantalla de progreso donde veremos nuestro recorrido por el juego (un buen detalle).
-Las etapas especiales (ocho en total y con posibilidad re coger "continues").
-Un muy buen juego de plataformas y un clásico de la consola realizado desde cero y con niveles exclusivos.
-De los juegos más vistosos en Master System.
-Un buen uso de las limitaciones técnicas de Master System para traernos todo el potencial de Sonic.
-Divertido y con grandes momentos.
-Dura bastante para los cánones de la época (6 zonas con 3 actos cada una).
-Es Sonic.

Lo peor:

-Algunas ralentizaciones. 
-El juego es más lineal que el de Mega Drive.
-No hay loopings debido a las carencias técnicas.
-No podemos recoger anillos después de perderlos. 
-Niveles no tan extensos como en 16 bits. 

Al finalizar el nivel un panel informativo nos indicará si hemos conseguido algún extra.

Curiosidades:

-Realizado desde cero y tomando como base sólo algunos aspectos del Sonic original de Mega Drive.
-Desarrollado por encargo de SEGA por Ancient, con Yuzo Koshiro (compositor de sobra conocido).
-Uno de los temas principales me recuerda a una canción de Mecano.
-Durante una época se vendió junto con la consola en un cartucho suelto.
-Existe una versión de Game Gear prácticamente idéntica.
-Tres de sus niveles (Green Hill, Scrap Brain y Labyrinth Zone) comparten nombre y temática con los de Mega Drive.
-Si llegamos a los 50 anillos accederemos a un nivel de bonus.
-Si nos golpean perderemos los anillos, y no podremos recogerlos, cómo sí sucede en la versión de Mega Drive.

-Muchos años después, sigue gustándome por encima del también genial Sonic de 16 bits.
-Existen numerosas aunque sutiles diferencias entre las versiones de Master System y Game Gear, tanto gráficas como jugables; pantallas de presentación, batallas finales, diseño y decorado de niveles, resolución, paleta de colores, etc...

Os dejo con mi original y la partida completa que hice hace tiempo en mi canal de Youtube.



Mi original luciendo entre otros grandes (todos comprados en su época y con su propia solera).

Originalmente fue comprado en el Corte "británico". Yo me hice con él 2 o 3 años más tarde en un rastrillo.

Los dos culpables de esta entrada. El primero, completo con manual y caja.
Hasta la próxima entrada.
Si te ha gustado, comparte la entrada :

0 comentarios:

Publicar um comentário

Normas y consejos para dejar aquí vuestros comentarios:

-Si un enlace no funciona, avisadme y lo solucionaré con la mayor brevedad posible.

-Siempre respondo. Qué menos ya que os habéis tomado vuestro tiempo. Es más, se agradece la participación.

-Para responder un mensaje anterior, usad la opción "responder". De ese modo los mensajes estarán más ordenados y dentro de su contexto. Tened en cuenta que muchos responden sin nombre de usuario y al hacerlo como un nuevo comentario y sin dar explicaciones, a veces me resulta difícil saber de qué me estáis hablando.

-Mensajes de tipo "spam" con enlaces, webs, y otros contenidos ajenos al blog, serán eliminados automáticamente.

-Sed respetuosos.

Para cualquier otra cosa, aquí os dejo este correo:

retronewgames.web(arroba)gmail.com

Recordaros que tengo un canal en Youtube al que podéis acceder desde el menú de este blog o directamente buscando en Google como "O Barallo - Retronewgames".

Nada más. Muchas gracias a todos por venir.

Échale un vistazo a todas las entradas de RetroNewGames

 
Toggle Footer
Top