5 de marzo de 2022
2 comentarios

En el paquete: Teddy Boy (Sega Master System) - Análisis

3/05/2022

Teddy Boy, o el chico "osito de peluche", que es como precisamente no le conocen ni en su casa, es otro de esos videojuegos primerizos que tuvieron la extraña circunstancia de salir en formato tarjeta (llamada Sega My Card) para la primera Master System; la alargada que traía en el frontal una pequeña ranura y la salida AV. Títulos de los que salieron apenas un puñado y muy codiciados hoy día, pero que rápidamente fueron desechados en favor del cartucho por, principalmente, motivos de capacidad. 

 

Y es que a medida que los juegos de la consola iban mejorando tanto en gráficos como contenido, dichas tarjetas se vieron superadas ante la escasa cantidad de datos que podían albergar. Más baratas de construír, sí, y por ende mayores beneficios, pero al fin y al cabo poca versatilidad.

La versión de este Teddy Boy que me ha llegado a casa hace días, tristemente no es la tarjeta de marras; costaba entre 25 y 30 euros sin contar el envío, y además sin caja y manual. Me apasiona la Master System, me encantaría tener una de estas tarjetas sólo para poder probarla con cualquiera de mis consolas, pero tampoco quiero hacer rico a nadie. A falta de pan buenas son tortas y un cartucho que, habiéndome costado 10 euros, al menos está completo.

Vamos con el dichoso juego...

versión tarjeta. Muy cotizada.

Teddy Boy

Desarrollado por SEGA para su principal consola de 8 bits y distribuido para la misma en el año 1986 en occidente (1985 en Japón), la historia de Teddy es tan arcade como su propio concepto tan simple. Un chavalito con cara de póker y gorra de judio en la cocorota, que a muchos les recordará al bueno de "El chico Alejandro en el mundo milagroso", y que armado con una minipistola se dedicará a pegar tiros a toda una retahila de seres simpáticos tan entrañables, como el Saltador con bigote (creo que se llama Dharman) que también salía en el juego del orejotas, que sólo las mentes más enajenadas como la mía pueden soportar.

Este señor bigotudo me suena...

Gráficos:

Como ya he dicho, es uno de los primeros juegos de la consola y, por lo tanto, sus gráficos, aunque coloridos y en cierto modo divertidos y de carácter risueño y hasta infantil, son bastante minimalistas a la vez que muy sencillos (ver la imagen de más abajo). Destacan los personajes, grandes como el protagonista y de aspecto desenfadado, aunque lo que más gusta es la gran cantidad de niveles que tiene -unos 50- con todo el sabor arcade de plataformas además de una dificultad bastante exigente y que se complica a medida que nos acercamos a su final. Lógicamente se encuentra muy lejos del techo técnico de la máquina porque, repito, es un juego de 1986, pero no deja de ser un videojuego entretenido y muy acorde para los parámetros de la época.

Sonido:

Al mismo nivel de los gráficos y sin muchas florituras, lamentablemente sólo contamos con un par de melodías que se irán repitiendo en cada uno de los niveles. El resto de los efectos, pues más de lo mismo, muy básicos y simplones, pero puede que ese sea su único pero aunque lo que sale por los altavoces del televisor suena bastante bien.

El jogo en todo su eXplendorrr gráfico.

Jugabilidad:

Como ya he adelantado, en Teddy Boy tomamos el mando de un muchachote aparentemente inofensivo que, armado con una pistolita de munición ilimitada, tiene que hacer frente a una gran cantidad de enemigos. Los hay que ya se encuentran en movimiento por la pantalla, como también los que surgen del interior de una especie de "dados". Éstos, como podéis ver en el pantallazo de arriba, constan de una serie de puntos, que no son más que un indicativo del número de enemigos que se encuentran en su interior.

 

Una vez derrotemos a éstos cada uno de ellos se transformará en algo semejante a una bola que, si no la recogemos a tiempo, acabará desplazándose por la pantalla para acudir a nuestra barra de tiempo y comerse una porción. Perderemos una vida de las tres con las que comenzamos (y dos adicionales a los 100.000 y 400.000 puntos, que lo he leído en el manual) tanto si alguno de los enemigos nos toca o el límite de tiempo llega a su final. Lo que más me llama la atención es el diseño en bucle de los niveles, ya que si avanzamos hacia un lado, sea el que sea, al final siempre acabaremos llegando al mismo punto que habíamos dejado atrás. Sucede lo mismo si nos desplazamos de arriba hacia abajo y viceversa, y así hasta acabar con todos sus niveles y bonus, los cuales irán aumentando su dificultad.  

Portada del jogo bonito y engrasado.

Conclusión:

Un juego muy entretenido al que le tenía ganas después de haberlo disfrutado muchísimas veces en emulador bajo Windows o Linux. Simplista, sencillo, pero rejugable y entretenido. Con una dificultad exigente en la mayoría de sus niveles, manteniéndote pegado a la pantalla, si es que te lo acabas, como mínimo durante una hora si tienes lo que hay que tener. Además trae bastantes extras como personajes y cameos, o una escena "oculta".

Totalmente recomendable. 

Teddy Boy Blues. Uno de los "extras".

Lo mejor:

-Adictivo y entretenido.

-Numerosos niveles.

Posibilidad de jugar a dobles aunque no de manera simultánea. 

-Algunos personajes nos recordarán a otros videojuegos. 

-Fases de Bonus accesibles cada dos niveles.

Lo peor:

-Demasiado minimalista.

-Banda sonora muy limitada.

Curiosidades:

-El nombre viene de un tema musical interpretado por Yojo Ishino "Teddy Boy Blues", que es como se le llamó en Japón.

-El juego cuenta con su propia versión en Brasil y que, como otros, cambia el personaje adaptándolo para su público y normalmente con un personaje popular.

-Existen varios cameos dentro del juego.

-Durante la pantalla de título y usando una combinación "extra" de botones, podemos ir directamente a cualquiera de los niveles.

Mi original.

Funciona.

En la consola.

28 de febrero de 2022
Si te ha gustado, comparte la entrada :

2 comentarios:

  1. Te veo a tope ampliando la colección de Master System, y es que con los precios que maneja el sistema, es difícil no caer en la tentación.

    Personalmente, me sonaba este Teddy Boy por el tema de las tarjetas, pero no sabía que había también una versión en cartucho. Poco más puedo decir de él pues no he tenido el gusto de jugarlo, pero por lo que comentas, parece el típico clásico simple pero adictivo que siempre te apaña una tarde aburrida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, pero es que yo por la Master me dejo tentar con eso y más XD.

      El Teddy Boy es un juego que hasta hace unos años ni me lo planteaba, pero ha sido emularlo y... más de una tarde, amigo, más de una tarde.

      Eliminar

Para COMENTAR:

1-Enlaces que NO FUNCIONAN: avisadme en la misma entrada para solucionarlo.
2-Aunque tarde, siempre respondo.
3-Para responder a mensajes anteriores, usad la opción "responder". Así todo estará ordenado y en su contexto.
4-Para comentarios nuevos, ir al final de la entrada (donde sale un círculo con un avatar, justo después de los dibujitos simpaticotes de caras). Si os fijáis pone "escribe tu comentario". Así no estaréis "pisando" los comentarios de otros.
5-Mensajes de tipo "spam" con enlaces, webs, y otros contenidos ajenos al blog, serán eliminados automáticamente.
5-No comparto teléfono ni WhatsApp. Tenéis un correo en la zona de contacto.
6-Ni soy un servicio técnico ni me pagan por ayudaros en los tutoriales. Por eso agradezco que cuando os eche una mano y conteste, como mínimo digáis Gracias. No cuesta nada.
7-Intentar escribir con coherencia. A veces me cuesta horrores descifrar los comentarios. No estamos en el salvaje Egipto.

Podéis acceder al canal de Youtube en el menú de arriba de todo (GamePlays) o tirando de Google incluyendo "O Barallo - Retronewgames".

Gracias por pasaros.

Échale un vistazo a todas las entradas de RetroNewGames

 
Toggle Footer
Top