19 de agosto de 2022
0 comentarios

Xogo - Lembranzas: Metal Gear Solid (PSX)

8/19/2022

Recuerdo con mucha nostalgia el revuelo que se montó alrededor de este juego tanto entre los fans de los videojuegos como por toda la prensa especializada. Un título sin precedentes para los neófitos: por su historia, acción, intriga y sigilo, por la puesta en escena (con un comienzo y títulos de crédito digno de las mejores películas), doblado por completo al castellano  que ya era una rareza en España y, ya en partida, con una jugabilidad excelente a excepción de alguna tara, pero con gran cantidad de opciones y estrategias posibles que encumbraban el videojuego a obra de arte ya no por su diseño sino por su exposición. Eran los comienzos de 1999 -por aquel entonces yo era joven e impresionable- así que la obra magna de Hideo Kojima y Yoji Shinkawa se me antojó como una experiencia increíble como pocas había.

Logo del juego en color rojo "pasión".

Además, casi acababa de estrenar mi primera Playstation...

Hoy, amiguitos del retro y amantes de los videojuegos en general, toca análisis:

METAL GEAR SOLID

"¿Snake? ¿¿Snake?? ¡¡Snaakeee!!"

Desarrollado por KCE Japan y distribuido por Konami, aunque fue en Japón donde salió antes que en el resto del mundo (3 de septiembre de 1998), en Occidente fue todo un fenómeno de masas (sobre todo en España y en parte gracias a su doblaje) y, a pesar de ser el tercero en la saga, fue la primera incursión para muchos en la franquicia (me incluyo) y la primera vez que se usaba en la misma un motor en 3D. Fue concebido además por y para la primera consola de Sony, pudiendo verlo más tarde en otros sistemas como en PC, pero donde en realidad cortaba el bacalao y supuso toda una conmoción fue en la PSX.

Es considerado hoy día como uno de los más importantes videojuegos de todos los tiempos y el que popularizó todo un género que era el de sigilo o infiltración.

Dicho esto, que viene mejor y más explicado en la Wikipedia, pasemos a desgranar un poquito esta joyita que, según algunos jugadores muy sobrevalorada, pero que lejos de llevarla hasta este punto, sí considero que es un videojuego muy bueno y merecedor de su reconocimiento. Tanto por lo que supuso como por su nivel técnico en una consola de 32 bits.

Vamos allá.

Gif del menú inicial.

Historia:

En Metal Gear Solid encarnamos a Solid Snake, un veterano soldado de las fuerzas especiales -no las de Freezer- quien, con la ayuda de todo un equipo, vía códec (un sistema avanzado de radio) y algún que otro personaje situado en su mismo radio de acción, trata de sabotear el ataque terrorista a los Estados Unidos de América por parte de la organización denominada FoxHound; una entidad integrada por soldados modificados y recursos en las más altas esferas, que se refugia en unas instalaciones "secretas" en Shadow Moses (nombre real de un archipiélago llamado Fox en Alaska), y que ha tomado el control de un vehículo blindado llamado Metal Gear Rex que da nombre al juego. 

Hasta ahí la parte sencilla, aunque una vez vayamos avanzando en el juego descubriremos muchas sorpresas y cambios de rumbo en la trama que con toda seguridad os va a encantar. A modo de pista: no os fieis ni de vuestra sombra.

La trama, especialmente en este juego y siguiendo una cronología un tanto confusa para los que no conozcan la saga, se sitúa a finales de febrero del año 2005, seis años más tarde del segundo Metal Gear original y diez del primero. Es más que recomendable ver los vídeos que Metal Gear Solid nos propone en la zona de extras, pues aquí se nos relata y podemos ver los interrogatorios a los que Solid Snake es sometido, así como los motivos por los cuales somos reclutados para la misión. Bueno, no... nos obligan directamente. No voy a explicaros mucho más de la historia ya que lo mejor es irlo descubriendo todo poco a poco.

Cuántas veces habré jugado esta primera parte... El detalle del aliento me alucinó.

Gráficos:

He de decir que en su momento me impactaron, suponiendo en el concepto que mucha gente tenía de lo que era un videojuego un antes y un después. Maduro, ambicioso, y totalmente en 3D. Con una puesta en escena digna de una buena película (los créditos introductorios también daban pie a ello y era algo a lo que no estábamos acostumbrados), sirviéndose en ocasiones para las cinemáticas de un muy buen uso de cámaras al igual que los vídeos escogidos con imágenes reales y adaptados para la ocasión. Casi todo está medido bajo el ojo de Hideo Kojima, y eso se nota desde el principio hasta el final. Con mapas muy detallados para la época, entornos creíbles -algunos de ellos modificables- y técnicamente un juego de sobresaliente con perspectiva de cine que al propio Kojima, y que le serviría como entrenamiento para lo que haría después.

Destacan también el diseño de los personajes, su vestimenta y animaciones -a pesar de que las texturas no están bien definidas como es obvio en una consola de 32 bits- y cómo se va desgranando la historia y las motivaciones de los personajes, gracias al añadido del códec, que es digamos como un sistema avanzado de radio, así como un doblaje digno de elogio del que más adelante os hablaré. La paleta de colores quizás abuse de los tonos azules o grises, sobre todo en exteriores, pero lo que en un principio parece un efecto limitado si lo comparamos con otros títulos en la misma consola (Spyro, Crash Bandicoot, por poner dos ejemplos más coloridos y vivos), lo cierto es que son esos tonos poco llamativos y algo apagados los que nos da su mejor ambientación. El juego es así, y punto. Además, estamos en una zona helada como Alaska, con lo que durante toda la partida está nevando.

Otros detalles menores como el vaho del aliento y las pisadas de los personajes, que se irán cubriendo poco a poco sobre la nieve, al igual que el uso de la vibración del Dual Shock, no sólo sirven para acrecentar su realismo sino también para usar esas características en nuestra contra o favor. Bien sea porque los detectemos escondidos tras una pared o una caja, o porque ellos hagan lo propio con nosotros detectando nuestras huellas. 

Portada de Metal Gear Solid.


Sonido:

A estas alturas a todos nos sonará el tema principal del juego así como, entre los jugadores de España, el impresionante doblaje realizado por Alfonso Vallés; digo impresionante en aquel momento y también inaudito (antes no era como ahora, que estamos más que habituados a acabados similares). La entonación es diría que perfecta, y no podían haber encontrado mejores actores para cada personaje. Incluso las voces enemigas están completamente dobladas, aunque su fuerte es toda la narrativa que hay detrás. Me ha pasado de estar jugando y acercarse mi pareja al cuarto del vicio para preguntar si estaba viendo una película. Tal como lo leeis.

En cuanto a la banda sonora, se echa en falta, por ser tiquismiquis, un repertorio musical más grande como ya se ha visto en otras producciones, pero la lista de piezas es más que suficiente y redondean el acabado general. Además se cuenta con temas tan sublimes como la que el juego nos brinda al finalizar. Quizás el piano que suena melancólico no acierte en todos los instantes que suena, pero normalmente los japoneses suelen acertar con la música que meten, sobre todo en este caso la de los los créditos finales, un tipo de canción para recordar.

Temas dinámicos y que surgirán o cambiarán de ritmo según nos hallemos investigando o en plena acción a tiros, el juego nos insta a ir escuchando todo su repertorio, pasando de melodías tranquilas a otras más trepidantes e incluso corales a viva voz. 

El resto de los personajes, volviendo al doblaje y ya para finalizar este apartado, tanto en la versión inglesa como la española, es de gran calidad. Ninguna voz desmerece en absoluto a la de nuestro protagonista ni desmejorarán su intención de expresar lo que sienten y sus emociones. Disfrutaremos de lo lindo aunque, como ya he dicho, casi todo esto lo haremos vía códec.

En ocasiones interactuaremos con otros personajes.

Jugabilidad:

Metal Gear Solid es un juego en el que se puede decir que casi hacemos de todo o al menos intenta darnos esa impresión. Desde agacharnos y reptar por la nieve, como lanzarnos directamente al agua antes de que nos atrapen o correr como si nos llevara el Diablo para escondernos o parapetarnos tras una esquina. Subir y bajar escaleras, golpear las paredes llamando la atención de los enemigos, todo con un buen elenco de armas y objetos (tanto convencionales como inverosímiles) hasta atreverse a inmovilizar o pelear con las manos desnudas. Snake es sigilo, pero también es acción; tiene momentos en los que la esta última es ineludible (sobre todo con los jefes finales), y es verdad que podemos terminar la mayor parte del juego a tiros, pero aquí lo importante y lo más adecuado si no queremos morir muchas veces es permanecer en completo silencio, esperar la ocasión y pasar inadvertido. Todos los enemigos tienen una rutina base pero, si nos detectan, bien sea porque nos hayan visto o hayan escuchado algún ruido (ojo con las superficies metálicas o los charcos), el escenario se convertirá en una sucesión constante de enemigos y muchos de ellos nos buscarán. Para entonces lo único que podremos hacer es conseguir darles esquinazo, esperar a que el contador de alerta que sale en pantalla llegue a cero, o directamente darle con todo lo que tenemos o morir. No es un juego fácil pero tampoco demasiado difícil (salvo en algunos tramos a mitad de juego o en los niveles de dificultad más altos) así que si aprendemos bien la dinámica y cómo funciona el inventario y el efecto de lo que tenemos, lograremos acabar la aventura sin más problema que morir alguna que otra vez. Por suerte, y gracias al códec, que es digamos nuestro salvavidas en muchísimas ocasiones, y también a uno de los personajes que se mantienen siempre en contacto con nosotros, podemos guardar siempre y cuando queramos.

Aunque como ya he dicho disfrutamos de todo tipo de armamento y artilugios a los que sacarle provecho (como los cigarrillos para ver los láser, las pastillas para bajar el ritmo de las pulsaciones, o las cajas que servirán para escondernos sólo en determinadas zonas), también en último caso podemos agarrar por sorpresa a los personajes y estrangularlos para no levantar ninguna sospecha y actuar en completo silencio, o simplemente liarnos a tortas cual bellaco de barrio hasta conseguir atontarlos y rezar para que nadie más venga. Lo ideal, como ya he dicho, es tratar de ser un fantasma y disfrutar de todas las habilidades del personaje sin apretar demasiado el gatillo. El juego al final premia las veces que uno ha sido detectado y los enemigos asesinados.

Minas antipersona, máscaras antigas, pistolas con silenciador, granadas, C4 y armamento más pesado como lanzamisiles, además de muchos otros que me dejo en el tintero para que os resulte una sorpresa, todo en este juego tiene su momento y su aplicación. Pero eso no es lo único impresionante, sino la libertad que el juego te da para resolver como uno quiera y dependiendo de tu estilo, cada situación.

Como pega a todo esto quizás debería de nombrar la cámara, antojándose algo corta cuando corremos en su vista cenital. Lo bueno es que (casi se me olvida) disponemos de un radar que nos indica dónde están los enemigos y hacia dónde están mirando. Pero menos comprendible es el movimiento de Snake (aunque nada a lo que uno no se acostumbre si ya has jugado a un Resident Evil), haciendo que en ocasiones el personaje se quede enganchado a una pared o que reptando casi se ponga de pie. 

Por si fuera poco, y si queremos ver todo con más detalle, el juego cuenta con una vista en primera persona que en su tiempo fue bastante espectacular. Ideal para descubrir las cámaras de vigilancia más escondidas o aquellos enemigos que se encuentren más alejados de nuestro campo de visión.

Ya como último consejo, usad mucho el códec, pues como ya he dicho éste es el nexo entre Snake y el resto de personajes, desgranando mucha información y consejos relevantes, establecer nuevas rutas y pistas, como el guardado de partidas del que ya os hablé. Si nos vemos atascados, activad la frecuencia deseada para que nos den una breve explicación. Tal cual se haría en la vida real. No es poner el juego más fácil ni nada por el estilo.

Si queréis saber más sobre algunas características, están resumidas más abajo en el apartado "Lo Mejor" y "Lo peor".


Incluso una simple caja puede salvarnos. Cuidado, no todas valen para la misma zona.

¿ Es machista este juego?

Ahora que vivimos tiempos en los que la gente es, en general, profundamente gilipollas e hipócrita al respecto, y vivimos en una sociedad de cristal, conviene hablar sobre este tema y demonizar a esas personas, la mayoría, que critica las acciones y tiempos pasados siempre desde su anacrónico punto de vista. Personas frustradas y enfadadas con la vida que lo único que desean es que todo y todos seamos y actuemos según se dicten a sí mismas sus valores y moral (o mejor dicho, la ausencia de ella, porque visto lo visto...). Metal Gear Solid no es un juego machista como he llegado a escuchar en según qué foros y redes asociales (nos han lavado tan bien el cerebro que ya pocos piensan por sí mismos). Es un juego con diálogos y situaciones que sí, hoy día estarían totalmente prohibidos, pero que responden únicamente al tira y afloja de sexos que desde siempre ha sido normal en las relaciones humanas; desde el tonteo por parte de Snake con las féminas (y ellas bien que se dejan o lo vacilan, y no pasa nada), hasta cierta subtrama con otro personaje femenino con frases y gestos que a las generaciones de cristal le chirriarían dentro de la principal. Quizás, y puede que porque ya tengo mis años y he vivido los dos mundos con lo peor y lo mejor de cada uno, esta exposición la considero fundamental e incluso sana para la mente. Eso sin contar que los "vaciles" añaden vidilla a las conversaciones entre los personajes, convirtiéndolos en personas y no en meros autómatas.
 
Tened también en cuenta que este juego fue creado y enfocado para un público muy joven y masculino (en realidad el que ha tirado realmente de la industria por números les pese a algunos y a las feministas radicales) porque, aunque es verdad que las mujeres también jugaban (está claro que era así y yo lo vi aunque más en los noventa que en los ochenta), el número de ellas que a finales del siglo pasado se acercaba a un videojuego era, siempre en comparación, testimonial. Nunca nadie se lo prohibió ni estaba mal visto como quieren hacer entender ahora; estaba mal visto porque los videojuegos eran para tíos raros y "frikis", que es algo que yo llegué a sufrir sobre todo en mi entorno familiar. Pero lo dicho, que a la gente de ahora cuesta entenderlo, el producto intentaba atraer a ese público, porque era el mayoritario y el que dejaba el dinero en las tiendas. Y eso no tiene nada que ver con el machismo sino con el comercio y la demanda. Y si al público masculino le gustaban tramas románticas con personajes femeninos donde tú, personificado en el personaje, podías ligar o lo que fuera, pues se metía y ya está.

Cada enemigo tiene su ruta de patrulla.


Conclusión:

Un gran juego que se me ha resistido durante todos estos años a pesar de que de vez en cuando jugaba a la demo e intenté hacerme con el original en su momento. Hace tiempo que lo había jugado emulado, pero lo de siempre, que por una cosa u otra dejaba la partida a medias. Ha sido mi amigo Iván el que me ha agarrado del pescuezo y retado a terminarlo ya de una vez por todas y, aprovechando que él estaba y está ahora mismo rejugando toda la saga. ¿El siguiente? Pues el Sons of Liberty de Playstation 2 que es el que continúa la trama. Ese sí lo tengo en su versión original.

Me ha encantado la trama y he disfrutado muchísimo intentando pasarme cada zona para disfrutar de un final trepidante como pocos, de esos que con el paso de los años se recuerdan. Los combates con los enemigos, salvo un par de ellos y el final, se me han hecho un poco cuesta arriba. Sin embargo creo que es un juego que, al menos en su dificultad normal, es bastante asequible si somos los suficientemente pacientes. Además tiene un montón de cachivaches y armamento que, si queremos, podemos utilizarlos de la manera para la que ha sido concebido o buscarle una aplicación más original (el juego también suele permitirlo).  

Sé que para muchos estará sobrevalorado, y puede que lo sea de manera injusta por encima de otros, pero para mí es muy buen videojuego y una joya atemporal. Tan disfrutable en su momento como en pleno 2022.  

Totalmente recomendado, por supuesto.

Podemos pegarnos a la pared para disfrutar de otros ángulos.

Lo mejor:

1-Magnífico doblaje al castellano y banda sonora.

2-La trama y sus sorpresas.

-Los distintos "artilugios" y sus aplicaciones.

-Diferentes maneras de afrontar cada zona.

5-El uso del códec y la ayuda de cada uno de los personajes así como sus comentarios.

5-Jefes finales.

-Ambientación y ciertas situaciones.

-Crítica a la guerra y el armamento nuclear.

-La vista en primera persona.

-Al finalizarlo desbloqueas otras opciones.

-Diálogos y guiños que hoy en día estarían prohibidos.

-Algún pico de dificultad marca Kojima que es demencial (la lucha contra Mantis que ya todo el mundo conoce). Pero para mí es algo positivo.

-Final trepidante con mensaje.

Lo peor:

-Control nefasto en algunas situaciones pero nada insalvable. 

-Apuntar con el rifle de francotirador es poco intuitivo.

-La cámara aérea no siempre nos permite tener todo el control de la situación.

-Los enemigos de relleno (los más numerosos) no son demasiado variados en su aspecto.

-Quizás, a pesar de tener dos cds, el juego se nos haga demasiado corto. Sobre todo a partir del primer disco. No obstante son algo más de ocho horas siendo hábil en una primera vez.

Curiosidades:

-El término Solid se incluyó por su paso a las tres dimensiones.

-Vendió más de seis millones de copias en todo el mundo.

-Popularizó el género del sigilo.

-En PC se le llamó Metal Gear Solid Integral. 

-Dio lugar a otra secuela únicamente con misiones sueltas de tipo VR. 

-La caja incluye uno de los códecs, como método antipiratería de la época. Si no lo tenías no podías avanzar.

*Nota: las imágenes suavizadas están sacadas obviamente de un emulador. La Playstation no conseguía tanta definición. 

Si te ha gustado, comparte la entrada :

0 comentarios:

Publicar un comentario

Para COMENTAR:

1-Avisadme si un enlace NO FUNCIONA.
2-Aunque tarde, siempre respondo.
3-Para responder a mensajes anteriores, usad "responder". Así todo estará en su contexto.
4-Para comentarios nuevos, ir al final de la entrada (donde sale un círculo con un avatar, justo después de los dibujitos). Si os fijáis pone "escribe tu comentario". Así no estaréis "pisando" los comentarios de otros.
5-Mensajes de tipo "spam" con enlaces, webs, y otros contenidos ajenos al blog, serán eliminados.
5-No comparto mi WhatsApp. Tenéis un correo en "contacto".
6-Agradezco que digáis gracias cuando os responda y ayude en los tutoriales. No cuesta nada.
7-Intentar escribir con coherencia. A veces me cuesta horrores descifrar los comentarios. No estamos en la selva.

Podéis acceder al canal de Youtube en el menú de arriba de todo (GamePlays) o tirando de Google incluyendo "O Barallo - Retronewgames".

Gracias por pasaros.

Échale un vistazo a todas las entradas de RetroNewGames

 
Toggle Footer
Top