4 de janeiro de 2013
One comentarios

Xogo - Dungeons (Pc)

1/04/2013
Distribuido en España por la gran FX Interactive (por títulos, cuidado y precios podemos permitirnos calificarla así) y perfectamente traducido al castellano, los alemanes de RealmForge nos traen un clon del clásico Dungeon Keepers de 1997. No existe entonces aquí el factor sorpresa con el que cualquier producción debería afrontar sus primeros pasos en el mercado, pero sí existe una herencia prestada del original, de quien parece tomar gran parte de sus recursos (al igual que de otros) y que le ayuda a hacerse un hueco entre los demás. Pero la pregunta es: ¿estará a la altura del título de Bullfrog y conservará su esencia o simplemente será un copy paste de ese y de otros títulos? Pues si quieres saber más sigue leyendo a continuación.


Bajo la sombra del original

Y al igual que su padre (por concepto ya que en sí no es un remake), el título que salió aquí en junio de 2011, plasma con orgullo todas las letras de su mismo nombre. Dungeon. Pero a pesar de que pretende igualarle en todos los aspectos, lo cierto es que sólo consigue sobrepasarle en el técnico. No en vano esta versión goza de un motor nuevo mucho más similar a la segunda entrega del original con nuevos efectos propios de la actualidad, pero quedándose siempre un paso por detrás en las tablas a la hora de hablar tanto de contenidos como jugabilidad. 

Sin embargo, y al igual que el título al que tantas y tantas horas dedicamos, Dungeons se comporta como un buen juego al que se le pueden dedicar muchas horas. Y es que la idea de RealmForge no sólo bebe del juego original sino que se podría decir que es prácticamente un clon directo de éste. Y lejos de ser algo malo, es precisamente eso lo que hace que este juego guste y se merezca una seria oportunidad en los discos duros de nuestros PCs. Tras unos minutos de juego a manos del jugador experimentado, es cuando Dungeons se descubre como un título que podría haber dado mucho más de sí. 

¿Overlol?

Historia

En Dungeons encarnamos al mal. Sí. Somos un Lord maligno muy poderoso al que nadie se atreve a toser, pero que un día --mira tú por dónde que llegamos nosotros y se amilana-- , nuestra antigua novia llamada Calypso nos despoja de todo este poder que hasta ahora esgrimíamos impunemente  (Como la vida misma pero sin niños, perros y el coche en disputa). A partir de ese momento nuestro cometido como señores de las mazmorras será el de volver a recuperarlo, obligándonos como jugadores y como Deimos --que así se llama el protagonista-- a empezar de cero, intentando recuperar nuestro estatus mientras las dependencias se llenan de criaturas y mascotas, héroes y todo ello con una buena dosis de humor.

Gráficos
éste es el máximo zoom que obtendremos

La vista cenital es la más apta para este tipo de juegos. Y al motor gráfico se añaden ciertos efectos de última generación. No es ni mucho menos el último grito en cuanto a pixels y shaders, pero cumplen perfectamente con su cometido y ayudan a que la ambientación de las mazmorras hagan que sintamos de algún modo su pétrea humedad. (Bastante extensas por cierto y de no tener un pc medio nos resentiremos...)

Los personajes a su vez, están muy bien realizados y dispondremos de una buena cantidad de criaturas a las que incordiar y héroes a los que contentar(hasta 30 bichejos). Y aquí viene lo más gracioso y que choca directamente con la propuesta del Dungeon Keeper original. Y es que en este juego nuestro objetivo será el de atraer a los héroes y ofrecerles entretenimiento a cambio de su felicidad; recurso indispensable para conseguir puntos con los que alcanzar nuestro cometido. Podríamos decir que se trata de una especie de "balneario".

Sin embargo es triste ver cómo este juego resulta casi todo un calco del clásico y se permite incluso la facilidad de comparar el modelo del protagonista por el que ya vimos en el juego Overlord.

Sonido
resulta resultón en el resuelto movimiento

Totalmente doblado al castellano, los actores de doblaje pecarán en algún momento de bajones de dicción. Hasta cuatro, y que perfectamente nos irán traduciendo todas las situaciones y comentarios. El mejor de todos ellos sin duda alguna, nuestro "criado"; un goblin muy dispuesto que nos explicará y aconsejará en los pormenores de nuestro siniestro oficio. Para los que buscan una banda sonora, decirles simplemente que la tiene y acompaña, además de cambiar según la situación. Pero nada destacable.

Jugabilidad

Salvo por ciertos defectos, Dungeons se maneja prácticamente como el de Bullfrog aunque guarda un serio problema con las cámaras y en muchas ocasiones perderemos la orientación. El concepto es el mismo, e incluso nuestro cometido, ya que aparte de ir subiendo nuestro prestigio entre los lores y defendernos de ellos a base de ser endemoniadamente malvados, también es nuestro el deber de proteger el corazón que da sentido y vida a la mazmorra. Último baluarte indefenso que de ser destruido dará con nuestra partida al traste.

Si alguno esperaba poder volver a usar la vista en primera persona, que se vaya olvidando. Y es que en este juego, la vista cenital será la más recurrente y como mucho podremos efectuar un zoom a espaldas del personaje (El lord es el único que podremos manejar). Que dicho sea de paso, y una vez que nos encontremos fuera de la mazmorra, sólo podremos ayudarle haciendo uso de su espada. Fuera del recinto, es un don nadie.

Llama la atención ver que incluso los goblins recolectores parecen haber atravesado el túnel del tiempo desde DK hasta aquí. El mismo ritmo, la misma cadencia, la verdad es que podían haber intentado hacer un producto más original. 

Con una curva de dificultad gradual que por desgracia, y sobre la mitad del juego con ya todos los items en nuestro haber, hará que a partir de ese momento y hasta el final todas las misiones parezcan iguales y monótonas. Una lástima también, que no se haya potenciado más los logros con el fin de aumentar la rejugabilidad. Como apunte descorazonador, decir que el juego viene sin la resabida fórmula multijugador, lo cual habría subido el nivel global del juego y habría sido todo un acierto. Poder luchar contra otro lord Maligno no hubiera tenido precio.

las mazmorras son graaaandes

Conclusiones:

Aunque es un juego divertido y al que se le puede dar una oportunidad gracias a su bajo precio, ciertamente Dungeon no llega a enganchar como el clásico. Toma conceptos de éste que funcionan, pero sin embargo reduce a la mínima expresión, modifica o simplemente no usa otros, anteponiendo un estilo de tower defense antes que el de la estrategia al que debería de pertenecer. Por su precio y por lo que ofrece, podría considerarse una opción a tener en cuenta, pero si eres de los que no castañean ante los gráficos de varias generaciones atrás, tenemos una alternativa mucho mejor: el propio Dungeon Keeper y su secuela. Mucho más jugable e intuitiva.

Pros:

- Los personajes.
- Mazmorras grandes.
- Todo lo que ha mamado de Dungeon Keeper.
- Doblaje al castellano.
- Su precio.

Contras:

- Sin multijugador.
- Acaba siendo monótono.
- Sólo manejas al Lord y no existe la primera persona.

Os dejo con un Gameplay.

Si te ha gustado, comparte la entrada :

1 comentarios:

Échale un vistazo a todas las entradas de RetroNewGames

 
Toggle Footer
Top