10 de abril de 2010
0 comentarios

Xogo : Assasin´s Creed "Bloodlines" (PSP)

4/10/2010
Assasin Creed Bloodlines para Psp es un juego que sin duda entra por los ojos. Una localización completa al castellano, unos entornos creíbles y que llevan casi al límite la potencia de la pequeña portatil. ¿Realmente es un buen juego?. ¿Superará a su hermano mayor aprendiendo de los errores de antaño?. En este análisis te sacaré de dudas.


Esta misma mañana le he dado el último empuje (sab10abril) a esta versión de portatil, completándolo. Y la verdad es que me ha quedado un cierto sabor agridulce. Por una parte me he encontrado con un juego de enorme potencial, una calidad gráfica a la altura de psp, (aunque mejorable a tenor de títulos como God of War "Chain of Olimpus") y una localización exquisita. Pero por el otro lado y constantemente se le notaba un quiero y no puedo. Una cierta dejadez por parte del estudio, (quizás aprovechando el momento en que saldría la segunda parte del original), no tanto en los escenarios, que pecan de repetitivos, sino en el diseño y desarrollo de las quests o encargos y en menor medida su escasa jugabilidad. Y son quizás estas las partes más negativas de un juego que de habérselo trabajado con más esmero, pudiera haber tenido si cabe, más éxito que las otras versiones. Pero vayamos por partes como dijo Jack.


esta imagen es de la versión pc para que vean la diferencia

En Assasin´s Creed Bloodlines nos metemos en la piel del mismo Altair que un año antes detuvo a los templarios en Tierra Santa. Justamente nuestra historia sirve de nexo entre la primera parte de la saga y la segunda ambientada en Italia. Ahora Altair, debe derrotar a Bouchard, un jefe templario que está en busca del fruto del Edén. Un objeto con poderes ocultos con los que poder guiar al pueblo, siempre dependiendo de las manos dichas cualidades serán malignas o benevolentes.
Altair, con la ayuda de María, otra templaria que ya salió en la primera parte, deambulará por la isla de Chipre y alrededores en busca de tan preciado artículo. Como adivinaréis, esta versión puede ser jugada sin necesidad de conocer la primera parte de la franquicia, dándole la categoría de capítulo independiente. Un punto y aparte en la vida del asesino blanco.

Ni de broma veréis las calles con este bullicio en psp.

ACB bebe directamente de su hermano mayor (siempre lo compararemos con su homónimo), tanto en la jugabilidad como en la ambientación. De nuevo recorreremos los tejados y perseguiremos traidores, todo en el marco de ciudades chipriotas, que si bien guardan cierto parecido con las versiones grandes, no atesoran ni el tamaño ni la calidad representativa de consolas y compatibles. ACB es otro juego que gusta caminar por él, pero que tras varias horas de juego se nos antojará de escenarios repetitivos. Y demasiado constantemente ciertos detalles como que tenga puerto, diferentes personajes o alguna que otra construcción, serán lo único que haga que nos sintamos en "otro" lugar. De no ser por eso nos daría la sensación de que jugamos siempre en el mismo lugar. Tanto los lugares cerrados como los escenarios abiertos son hartamente repetitivos, limitándose a añadir los elementos mencionados. Lo que sí se salva, y son espectaculares, son las zonas abiertas donde podemos ver el horizonte del mar o un paisaje en lontananza.

Gráficamente no hay nada que objetar en este título. Si obviamos lo citado nos encontraremos con un juego de escenarios grandes que, por limitaciones propias de la psp, se encontrarán unidos entre sí por portales hábilmente disimulados entre intersecciones. Olvidaros de una Chipre enorme con toda la vista para nosotros. Sería imposible que el motor de la portatil no se resintiera si no existiera la división de parcelas entre zonas. Así nos encontraremos con por poner un ejemplo, Lémesos dividido entre zona de la catedral, mercado y la zona del puerto. 

La altura de estos también es considerable aunque ni por asomo se acerca a lo visto. Es espectacular cómo entre nuestras manos podremos subir a lo más alto de una torre y lanzarnos al vacío, o echar un vistazo alrededor y comprobar las grandes dimensiones de algunos recintos. Sin duda, han conseguido crear esa sensación de inmensidad, pero siempre, repito, acorde con la portatil.

Las animaciones y movimientos de los personajes en pantalla son tambien dignas de mencionar. Aunque se aleja algo de lo conocido, no podemos dejar de ver cómo han sido cuidadosamente confeccionadas y como todo, en definitiva, parece que tenga vida de verdad. En las transiciones creadas con el motor gráfico, sin embargo, sí podremos notar la escasez de polígonos, no tanto en nuestro protagonista como sí en algunos de ellos. Altair hereda todos los movimientos y los realiza de forma magistral (espectaculares las tomas cercanas de ataques críticos), aunque como veremos más adelante, estos se encuentran lastrados por la propia jugabilidad.

títulos de crédito(terminado :))

Un punto negativo a mi parecer, aunque salvable por la diferencia de potencia entre la psp y los otros sistemas, es la poca profusión de personajes en pantalla y la nula variedad de civiles o soldados. Sólo habrá cuatro o cinco tipos de cada y rara vez por no decir nunca, veremos a una decena de bots en la escena. A mi parecer es mejor así, ya que en una ocasión tuve a 6 soldados luchando contra mí y haciendo un barrido de cámara la consola se resintió. Pero en el desarrollo normal del juego no hubiera estado de más multiplicar el número de personajes de la ciudad. Se ven ciudades con un aspecto un tanto "desértico".

Los fluídos o líquidos se encuentran toscamente representados, aunque supongo que por su escasa aparición es un apartado al cual no le dedicaron mucho tiempo. Cumple aunque no sorprende ni mucho menos, pero sí es agradable de ver en tu psp.

Un detalle que me ha gustado ha sido el añadido de aves en el juego. Parece una tontería, pero le da algo de vida, aunque incluir perros y gatos hubiera estado mejor.

por fortuna la psp goza de mejor calidad que esta de nintendo Ds

En cuanto a los sonidos y efectos especiales podemos decir que esta versión ha aprobado. Quizás lo más destacable sea la total localización al castellano, con unas voces calcadas del primero y decentemente dobladas. No hay exactamente melodías, pero esto se ve reforzado por el ambiente propio de las ciudades, podremos escuchar el sonido del viento, mientras las pisadas de Altair rompen el silencio. Las voces de los personajes que rondan por las calles también son sensacionales aunque escuetas. Llegará un momento que notaremos como todas las frases se van repitiendo una y otra vez. Pero es de agradecer que en la pequeña se haya puesto especial cuidado en no desmerecer en absoluto el doblaje...podría haber sido peor. Aparte de las pisadas, escucharemos el golpear de espadas y el crujir de las maderas de los barcos, así como las gaviotas en el puerto. Simplemente aprobado, sin mayores pretensiones.

Antes de la jugabilidad hablaremos de la IA, plagada de errores y que en ocasiones salta a la vista que brilla por su ausencia. Gracias a Dios esta es estúpida hasta límites insospechados, ya que de no ser así, y con las taras jugables de este título, haría que ACB fuera injugable.

Si al principio del análisis nombraba los escenarios repetitivos y el diseño de las quests como algo negativo, no lo son tanto como lo es la inteligencia artificial de nuestros oponentes. Casi sería más práctico nombrar los errores de los que hace gala que sus virtudes, que si bien en ocasiones te ponen en un aprieto el resto del tiempo ACB será un paseo.

Y es que los soldados que nos atacan son realmente idiotas. Podremos correr y correr huyendo de ellos, creando una especie de "conga" a nuestro paso. En ocasiones ni nos verán y se harán el sueco aunque vayamos con la espada desenfundada. En otras sin embargo, aunque vayamos ocultos bajo la apariencia de un monje nos detectarán. O son muy listos o muy tontos, pero nunca un término medio. Sólo los enemigos finales de episodio y alguno que otro se harán testarudos, pero incluso estos tienen su propio truco. Hasta el mismo Bouchard contra el que te enfrentas tiene el suyo y no es muy difícil de matar. Nulo realismo en este sentido. Si matas a una veintena de soldados en una zona, justo al pasar a la siguiente será como si tu contador estuviera en cero y no hubiera pasado nada. Decepcionante. Infumable en todos los aspectos a nivel IA. Sólo por esto ya no deberían haber sacado al mercado este título. Por Dios, a estas alturas no deberíamos luchar contra soldados que repiten dos o tres movimientos y siempre en el mismo orden. Ni es un reto ni es creíble.


La verdad que realizando este análisis me doy cuenta de que este juego tiene más oscuros que luces. Y eso que me ha entretenido, pero no es lo mismo sentarse frente al televisor o al monitor, que jugar en ratos muertos en cualquier lugar. Quizás sea eso lo que lo salve, no lo sé, es una opinión muy subjetiva que cada uno debe valorar.

La cámara nos venderá en la mayoría de las situaciones. Aunque siempre se encontrará a nuestra espalda y podremos con una combinación de botones mirar hacia todo nuestro alrededor, arriba y abajo, es en las escenas de batalla donde perderemos el rumbo y no sabremos de dónde vienen nuestros enemigos. Es frustrante que te estén disparando y tengas que hacer todo el glosario de movimientos para entonces percatarte de que justamente tenemos a un arquero sobre nuestra cabeza. O el hecho de que muchas de nuestras caídas se deban a la combinación del mal control con esta, ya que Altair saltará siempre hacia donde mira su rostro y no la cámara que es, la que deberíamos dirigir y no al revés. Un suspenso en toda regla.

Otro de los lastres de esta versión, y heredado en menor medida de la mayor, es la realización de las quests, tanto las principales como las secundarias. Aunque ACB goza de un buen argumento y guión, estas no dejan de ser las típicas de ve a A y luego a B vigilando o asesinando a un personaje. Llega un momento que esta fórmula nos hastía y son las misiones secundarias, bastante escasas por cierto, las que nos aportarán algo de frescura, aunque no por su aporte de ideas, sino por suponer hacer "algo diferente" en torno a la trama principal.

 ACB en mi psp...

Su duración es bastante decente, y si uno puede jugarlo a los pocos, podrá saborearlo mejor y no saturarse de la repetitividad de tanto misiones como escenarios. 

En conclusión, Assasin´s Creed Bloodlines es un juego bonito, que podría haber sido mucho más. Con unos escenarios, aunque pequeños en comparación con sus homónimos, pero lo suficientemente grandes para dar mucho juego; es por su estupida IA y la poca variedad de misiones y conceptos que no termina de cuajar. Uno se percata al tenerlo entre las manos que tiene mucho potencial y que en absoluto se ha aprovechado.

De factura técnica sobresaliente y entretenido, porque lo es aún con todos sus errores. El simple hecho de haber dotado de más vida a las ciudades y haber incluido una gran variedad de misiones secundarias y con condicionantes escriptados(si no llegas allí sucede otra cosa, etc), así como mejorar su IA, hubiera dado lugar a un juego bastante más decente y en cierto modo insuperable. Una lástima, ya que todo quedó en agua de borrajas. Es como si a un Ferrari le pones el motor de un Seat Seiscientos. Todo pantalla.

Lo recomiendo en el caso de encontrarlo muy pero que muy barato o que alguien te lo preste, pero si tienes que gastar una buena suma (pongamos 20 euros que ni los vale), mejor gástalos en otro.

A mí me ha entretenido, me ha gustado, pero también me ha decepcionado.

Os dejo en este primer análisis de un juego de psp con una comparación entre esta y la de Pc. Sí las comparaciones son odiosas...


Si te ha gustado, comparte la entrada :

0 comentarios:

Postar um comentário

Échale un vistazo a todas las entradas de RetroNewGames

 
Toggle Footer
Top