1 de dezembro de 2009
0 comentarios

Xogo-Retro. - Ugh (Amiga)(Commodore64)(Dos)

12/01/2009
Tras este título sencillo y que en apariencia no nos dice nada, se esconde uno de los juegos más simples y adictivos que nos podamos echar a la cara. De esto ya hace más de 15 años cuando Bones Park Software Artistic, sus creadores, pretendieron crear un personaje con el que dar inicio a una saga. Cosa que por desgracia, nunca sucedió.

Si es que ellas los prefieren con pelo...

Publicado por Playbyte en el ahora "far far away" 1992,  esta pequeña joya videojueguil se hizo hueco en los disquetes de medio mundo. Como su protagonista, un feo troglodita que jamás había conocido la depilación, tendríamos que resolver 69 pantallas repletas ingenio y algunos enemigos con el fin de complacer a nuestra bella y rubia amada. Hasta ahí todo bien y el juego divertía y entretenía como pocos, pero la pregunta es: 

¿por qué las trogloditas están tan buenas en comparación con sus homónimos masculinos? Ahí lo dejo...

¿Cómo un juego tan sencillo era capaz de enganchar del modo que este lo hacía? La respuesta quizás podamos encontrarla en eso mismo, en su sencillez y simpleza. 150kbs de nada, comprimidos en zip y que darían brutales palizas a muchos títulos actuales con cientos de megabytes en sus entrañas.

pantalla inicial en la que se explica la "historia"(tenía movimiento)

Historia

ugh-¡¡ugh, ugh, ugh, no tener dinero!!!
rubia-¡¡pues me voy!!...¡ ahí te quedas!
ugh-¡¡¡*´``^*x!!! ... :___

Y en esto se podría resumir toda la historia de este juego y que, triste pero cierto, podría extrapolarse a la realidad actual: Ugh (realmente no sabemos su nombre, aunque él no parará de repetir este sonido), tratará de impresionar a su novia inventando una especie de helicóptero de madera con el cual surcar los cielos en compañía de su amada. Pero... pobre iluso él. Lo único que ella quería de nuestro barbudo troglodita era su dinero,( vamos, como muchas...) Así que, y puesto que no hay dinero, tampoco habrá cebolleta, así que la chica, toda muy mona ella, decidirá marcharse muy dolida porque nuestro protagonista tiene las arcas vacías. ¡¡Pero qué ful... la tía esta!!

Sigamos... Ugh dolido y muy a su pesar, decidirá darle un uso muy particular, aparte de pasearse por los cielos de Dinoland, al recien inventado y estrenado helicóptero. Y es que en esa época también se tiraba de Visa y como es obvio, (si es que es de locos...), nuestro fornido troglodita tratará de juntar el dinero suficiente para así recuperar el amor de la rubia. Si es que no aprendemos...

parece muy simple, pero es tremendamente adictivo.

Gráficos

Los personajes me recuerdan a cierto dibujante de historietas español en sus horas bajas. Ojos grandes, expresivos y un uso bastante acentuado de formas suaves y redondeadas. 

Como muchos juegos del momento, los escenarios abusarán del color "carne" y serán poco variados en cuanto a gama de colores se refiere. Da la sensación por este motivo, y porque lo único que cambiara entre niveles son la disposición objetos y plataformas a las que acceder, de que siempre nos encontraremos jugando en el mismo escenario. Pero no nos engañemos. Esta creación aleatoria de escenarios aporta hasta una vez nos terminemos el juego, un sinfín de posibilidades.

Las animaciones de los personajes y demás elementos con esta capacidad en pantalla, son en realidad muy tocas y reflejan perfectamente la misma sencillez de la que hace gala todo el juego. Pero no por ello son menospreciables. Más bien al contrario.

la verdad que todas las fases tienen este aspecto, pero...¿a quién le importa?

Sonido

Pues como las máquinas de entonces no daban para mucho más, haremos un pequeño esfuerzo y tiraremos de melodía electrónica "made in Commodore" y de Amiga. Dos sistemas para los que saldría inicialmente haciéndolo más tarde para 386. Cualquiera que piense que antes era sencillo introducir sonido en un videojuego, no puede estar más equivocado. En la antigüedad de los videojuegos, aunque es cierto que no existía la misma calidad de ahora, todos y cada uno de los efectos especiales o bandas sonoras eran creadas desde cero y a base de programación pura y dura. Hacedlo así ahora, a ver si hay ganas...

Posiblemente hoy en día el juego de problemas para emular el sonido, ya que incluso entonces y en 386  creo recordar... las últimas tarjetas de sonido que lo soportaban bastante bien eran las conocidas Sound Blaster.
si tocas el techo te caes y te ahogas
Ia

Jajajaja, la tuya... ^^

Jugabilidad

Este es el punto que más engancha y el que ha llevado a Ugh a ser recordado como lo que fue. Sencillamente sencillo. A través de las teclas direccionales (las de las flechitas del teclado) y creo recordar también la barra de espacio, con la que podíamos bajar y subirnos del helicóptero a nuestro antojo. y con las flechas... pues clavártelas en el culo. ¿tú qué crees?

Ugh se trata en realidad de una adaptación de otro clásico más antiguo conocido como Space Taxi. Al igual que en este, con Ugh deberemos hacer de chóferes trasladando a otros peludos como tú de un lugar a otro a cambio de una pequeña suma de dinero. Nuestro fin, ya lo sabéis,  es recolectar moneditas contantes y sonantes para nuestra ful... novia. Todo a través de 69 fases cuya dificultad irá "in crescendo" a medida que las vayamos desbloqueando. Puede parecer un juego fácil, que lo es, pero tampoco será un paseo por el paleolítico, ya que un movimiento en falso puede hacer que caigamos al agua y perdamos una vida en el acto. Habrá que ir pues con cuidado, ya que en multitud de ocasiones pasar con el helicóptero por ciertas estrechezes sin mojarnos será casi toda una proeza. Eso sin contar que el líquido o elemento irá subiendo poco a poco en un modo que nos recordará a la muerte súbita de juegos como Worms.

Para acceder a zonas más elevadas deberemos ganar altura accionando la flecha hacia arriba repetídamente con mucho tiento y precisión. De este modo obtendremos más o menos impulso, pudiendo al mismo tiempo desplazarnos a izquierda o a la derecha.

Importante es también, y que no hay que perder de vista, es el hecho de que en ciertos lugares dispondremos de varios carteles numerados con siglas romanas (sí, los romanos ya estuvieron en aquel entonces. Al garete todo lo que habéis estudiado...), los cuales hay que seguir a rajatabla por orden  riguroso para terminar satisfactoriamente el nivel (cada cliente va a una gruta diferente). 

Puesto que no dispondremos de saves o partidas guardadas al uso, haremos uso de una serie de contraseñas que se nos irán mostrando al terminar cada fase. De este modo podremos acceder a zonas ya jugadas desde el menú, mejorando si cabe, nuestros tiempos.

Todo esto con el pequeño incordio de los enemigos propios de la época: triceraptos, raptores, pterodáctilos, viejos cascarrabias... etc, poniéndonos las cosas más dificiles aunque sin necesidad de rasgarse las vestiduras.

Conclusión

No me voy a explayar: Hay que jugarlo. Adictivo como pocos y que cabe en unos cuantos "kas".

Lo mejor:

-Sencillez.
-Adicción.
-Ocupa menos de un diskett de los de antes.
-Dispone de un modo cooperativo.

Lo peor:

-Que no hayamos visto nunca una segunda parte.

Videoooooo......


Descarga

Nota-Si no dispones de MsDos, puedes descargarte un emulador llamado DosBox, la explicación de su funcionamiento e instalación. Aquí en JuegoViejo
Si te ha gustado, comparte la entrada :

0 comentarios:

Postar um comentário

Échale un vistazo a todas las entradas de RetroNewGames

 
Toggle Footer
Top