31 de março de 2010
0 comentarios

Xogo - Retro: Rush & Crash (Arcade)

3/31/2010
Capcom mucho antes de cobrarnos por dlcs y extras ya contenidos en sus juegos, trabajaba por y para su público. En 1986 los gráficos no eran todo lo que hoy podríamos esperar, pero sí eran tremendamente adictivos. Hoy analizaremos Rush & Crash, conocido fuera de Japón como "The Speed Rumbler". Un spin-off como tantos de la saga Mad Max que vió la luz en septiembre de ese mismo año.


Lo primero que nos llama la atención en este título una vez puestos a sus mandos es la pequeña introducción de la que hace gala. En esta y sin letras observamos a un grupo de personas que se oculta en unos futuristas edificios. Acto seguido un camión con pinchos en su parte superior desplega unos pequeños vehículos deportivos de los que salen los "malotes" de turno. A punta de pistola obligan a los ocupantes de las edificaciones a salir de su refugio.Y es aquí donde nuestro protagonista hace acto de presencia. Es su familia, está solo y muy, muy cabreado.

Así comienza un juego que no sólo llama la atención por su apartado técnico, que es bastante salientable, sino como su planteamiento de juego. Y es que RC auna las persecuciones de coches con el estilo de un shooter al más puro estilo arcade de la época tal como Commando. Tanto manejaremos un potente deportivo como iremos a pie por los 6 niveles que componen este arcade de vista aérea sobre el protagonista, dando un control absoluto sobre la situación. Y esto es lo que da mucho, pero mucho juego.

Nuestro cometido, como no, será aparte de acabar con el lider de la banda, rescatar a todos los infelices que hayan sido apresados por sus esbirros. A lo largo de las fases podremos liberarlos de su encierro, pasando simplemente por encima de las jaulas donde estos se encuentran. Pero esto no va a ser tarea fácil, ya que armados hasta los dientes y en ocasiones tripulando varios vehículos, los delincuentes tratarán de acabar con nosotros.


Dispondremos como de costumbre, de tres intentos antes de morder el polvo, un contador de tiempo que si llega irremediablemente a cero hará que nos pudramos en el olvido (tenemos 24 minutos para completar el juego), e incluso un medidor de daños de nuestro vehículo, el cual si llega a explotar con nosotros dentro hará que perdamos de manera irremediable una vida. Lo emocionante es conseguir escapar de este antes de que esto suceda, y poder continuar a pie.

Y esto es lo bonito del juego, tanto a pie como en coche, podremos, al igual que el mencionado Commandos, disparar a nuestros rivales. Para ello y por medio de los rehenes que liberemos, estos nos ofrecerán diferentes mejoras tales como, reparaciones, velocidad, curación, nuevas armas, etc. Todo es poco para acabar con los terroristas que asolan las calles. Incluso podremos rodar por el suelo en el modo más "peliculero".

Sólo o acompañado. Este juego dispone de un suculento modo para dos jugadores, muy típico del momento y que hoy en día se basa en el online pero muy pocos de forma presencial en el mismo lugar. Eso sí, lamentablemente por turnos.

El juego recuerda, y no muy vagamente a la saga de Mad Max, muy de moda en los años 80, esto se nota tanto en las persecuciones de coches, los cuales aparte de dispararnos tratarán de embestirnos, como en los escenarios. Áridos desiertos edificados en los que el viento y el rugir de los coches levantan una mugrienta polvareda.

El juego es bastante dificil, pues nuestros enemigos disponen de las mismas armas que nosotros. Corretean a pie por la fase y nos persiguen implacablemente con sus vehículos. Por si fuera poco nos lanzan bidones con los que cerrarnos el paso y posicionan vehículos de mayor tamaño a nuestro encuentro. Un detalle curioso es que podremos atropellar a aquellos que no logran salvarse de nuestra acometida al más puro arte del maravilloso GTA.

Las melodías son resultonas y de buena factura, siendo en algunas casos hasta melodramáticas. Era tal la calidad de estas que incluso se permitieron el lujo de incluirla en "Capcom Game Music Vol.2", el 25 de marzo de 1988. (casi hago el análisis en su aniversario).


El control es un poco tosco en un primer momento, pero uno va haciéndose con el mando a medida que juega. Es algo que no se le puede echar en cara, debido a lo primerizos que eran los videojuegos entonces.

Lo llamativo del caso es que nuestro protagonista es precisamente un personaje de otros videojuegos. Concretamente salía en "Senjou no Ookami" y "Top Secret", en ambos como Super Joe. Es en este juego donde por primera vez se menciona su nombre.

Este juego lo podemos encontrar a día de hoy en un recopilatorio salido en el 2006 para Psp: "Capcom Classics Collection Remixed".


En definitiva, un muy buen juego que recomiendo encarecidamente. Con el añadido de que en cualquier momento podemos apearnos del coche y continuar la acción. Que supone un reto para muchos, pero ni por asomo es tan difícil como el mencionado Commandos del cual bebe y mucho en su jugabilidad. Un clásico y una joya imprescindible que uno no debe evitar jugar.

Y como siempre, un video, que es mejor que cienes de palabras.



Para los amantes de los datos:

Main CPU : M6809 (@ 1.5 Mhz)
Sound CPU : Z80 (@ 3 Mhz)
Sound Chips : (2x) YM2203 (@ 4 Mhz)

Screen orientation : Vertical
Video resolution : 240 x 352 pixels
Screen refresh : 60.00 Hz
Palette Colors : 512

Players : 2
Control : 8-way joystick
Buttons : 2

Programmers : Yukio Arai, Kyoko Tomita
Character designers : Chieko Ryugo, Kimio, Couichi Yotsui
Music : Tamayo Kawamoto, Harumi Ihara
Hardware : Shinji Kuchino, Katuhiko Kamimori

Hasta la próxima.
Si te ha gustado, comparte la entrada :

0 comentarios:

Postar um comentário

Échale un vistazo a todas las entradas de RetroNewGames

 
Toggle Footer
Top