26 de dezembro de 2020
0 comentarios

Navidad, vicio, reflexiones y el blog en este año 2020 que acaba.

12/26/2020

2020, uno de los años más atípicos y complicados para los que actualmente estamos con vida, casi ha llegado a su fin. Coronavirus, Pandemia... Confinamiento, por este mismo orden, han sido hasta ahora palabras habituales y presentes en la mayoría de nuestras conversaciones. 365 días con sus 24 horas en los que, con el permiso de la "caja tonta", de alguna manera hemos tenido que lidiar y aprender a convivir. De corazón, y desde este blog, muchísimo ánimo para todos los que, día a día, no han tenido más remedio que dar el callo y continuar, y en especial a aquellos que de pronto se han visto perjudicados directa e indirectamente por la enfermedad; con la pérdida de un  trabajo, un ser querido... etc.

A tomar por culio, julio y todos los demás meses de este 2020.

En mi caso, y a pesar de haber padecido sus consecuencias (varios positivos entre el equipo de trabajo que capitaneo como humildemente puedo), y sufrir además un accidente laboral del que aún me estoy recuperando (por suerte, favorablemente y mucho antes de lo previsto según los facultativos), en términos generales éste que termina ha sido de mis mejores años tanto en lo personal como en lo profesional. No lo cambiaría, con sinceridad. Un año en el que he afianzado viejas y nuevas relaciones (y desechar alguna que otra tóxica que aún quedaba), tanto de amistades como de pareja, saludando a la nueva vida que llega (en realidad es plural) y afrontando sus retos y cambios. Un año que, pese a todo y con ello, resulta algo menos ambicioso de lo que en su momento me regalaron los anteriores (desde el 2016 hasta el 2019 se sucedieron muchos viajes cambios (de aires, de personas, de residencia, de rumbo...), uniéndose también un nuevo parque de consolas y otras joyitas con las que cada vez que el tiempo me lo permite me abandono al vicio y la corrupción. Un año en el que he seguido muy fiel a mí mismo, a la perspectiva que ya tenía sobre mi futuro y la  siempre considerada buena aptitud y actitud. Hubo un instante, hace ya algunos años, que decidí, porque sí y porque me daba la gana, y también porque me lo merecía... ser feliz. Sin más. Y funciona. Vaya que sí. 

Hay que ser positivo, como Pacman.

Pero tan buenos deseos y disposición no quita que tenga muy claro el rumbo que como sociedad hemos tomado desde hace ya bastante tiempo. Oscuro, egoísta y ruin, como muchas de las personas -yo creo que la mayoría y así nos va- que la conforman, donde determinados valores ya casi olvidados apenas resisten como antiguas sombras que ya nadie quiere tener en cuenta. Demasiadas manzanas podridas., diría yo. Estamos viviendo el principio de un triste final. Va para largo, claro, pero ya está ahí, y son los más jóvenes los que más lo van a sufrir. Sin saberlo, porque simplemente se han criado en el mundo tal y como es. 

Pero hablemos de Videojuegos, retro y si se puede de coleccionismo viejuno, que es realmente de lo que trata este blog. 

Al lío.

Juegos terminados y por terminar:

Este año, a diferencia de otros, sí he podido terminarme bastantes títulos retro clásicos y otros más recientes (recientes para mí son aquellos juegos del 2000 en adelante, pero ya sabíais vosotros a qué veníais...), destacando sobre todos ellos los que vieron la luz en las generaciones de 32 y 128 bits. Algunos de éstos, correspondientes a mi colección privada y en formato físico original como Dios manda, y muchos en borradores y otros sólo sacados de su caja. Tengo juegos por terminar que llevan conmigo más de treinta años.

El primero de todos los finalizados, y al que le dediqué la primera entrada del año 2020, fue el clásico Alone in the dark. Sí, nunca me lo había terminado, aunque sí lo había instalado múltiples veces y había jugado, pero siempre me faltó ese momento para seguir jugando y acabarlo. Siempre he dicho que he jugado mucho pero he terminado muy pocos juegos. Ésto se debe a que cuando me hice con un Pc pirateaba muchísimo y me llegaban juegos por doquier; los instalaba, los jugaba, y al poco ya estaba con otro. Teniendo un giga de disco duro no había mucho más que hacer. Aún así pude acabarme bastantes cosas. 

El primero del año 2020.

Medal of Honor, F.E.A.R, Wolfenstein, TokiTomb Raider Legend... entre otros, pasaron uno a uno por mis manos. Me quedan todavía en el tintero (curiosamente en el final) el primer Assassin's Creed y Blade: the Edge of Darkness, ambos títulos jugados en el momento de su salida pero como siempre, y es que no tengo remedio, los dejé aparcados y nunca me los terminé. En el caso del juego español es para darme de tortas, porque en su momento fue de los que más jugué. También tengo por ahí, aparcado como de costumbre, el primer Monkey Island... 

Como podéis comprobar, he intentado jugar un poco con más consistencia durante este año 2020 a videojuegos que ya había probado hace decenios o tenía empezados, aunque parte de culpa los tienen los Mmo y otros títulos de mundo abierto a los que les sigo dando estopa con multitud de horas y que son los que más tiempo me consumen. Skyrim, Oblivion, cualquier GTAWar Thunder... sigo ahí, acumulando. Ah, y el clásico Risk.

En consolas, ya formando parte de mis copias originales y rejugando bastantes de ellos, me he centrado más en Playstation 1 y Playstation 2 con Final Fantasy X y algunos Resident Evil clásicos en cabeza. A ver si con el "fainal" en mi tercera intentona no borro la partida y no tengo que volver a empezar... Ahí estoy, ahí estoy... con mi calma... Ya me debe de quedar poco, pero juego muy de vez en cuando. Gran historia. Gran videojuego. 

Por otra parte tengo alguna ristra de títulos que van cayendo cada cierto tiempo a lo largo de la semana. Algunos viejunos, y otros no tanto. Xcom, Doom, Quake, Portal, IL2Unreal Tournament, Tomb Raider... la lista es larga y necesito varias vidas.

Tuve hace unos meses una intentona por volver a crear mapas o mods para los clásicos de ID Software y el viejo Duke Nukem 3D, pero entre el trabajo y otros quehaceres los dejé. La idea era realizar una serie de tutoriales para que más de uno soltase una lagrimilla. Quizás más adelante.

Ya no es sólo que juegue y me acabe pocos, sino que siempre estoy rejugando los clásicos.

Secciones:

Recientes secciones como la de "En el paquete", también con algunos pendientes por subir entre los que ya tenía y los que van llegando, ha crecido muchísimo más de lo que esperaba y tiene pinta de que no va a parar. De hecho, llevo sólo unos días esperando por el terrorífico Doom de Playstation, con el que seguramente inicie la primera entrada de 2021. En comparación con el de pc tiene una ambientación genial y, ya que estamos hablando de obras maestras, por aquí os dejo las muchas entradas que en su día dediqué a la franquicia: Universo Doom

Esta sección me gusta bastante sobre todo por la comodidad a la hora de realizarla y porque así de paso marco como recordatorio el momento de la llegada a casa. Que no es necesariamente un análisis (en ocasiones sí lo aprovecho), porque todavía hay gente que me comenta por las redes que entran creyendo que es una "review". 

Para este 2021 no me he planteado cambiar ni añadir nada, aunque tengo algunas cosillas que me han llegado y espero poder hablar un ratito sobre ello. Por el momento se queda así.

He puesto "paquete" en Google y me han salido estos tres elementos...

El blog:

El blog, sigue y seguirá sin cambios notables a excepción de lo que se me pueda ocurrir a lo largo del nuevo año. He sacado ganas y tiempo de donde no las tenía para aumentar ligeramente el número de entradas, dejando muy atrás aquella época en la que apenas llegaba a la docena. Difícil por otra parte, eso sí, volver a disfrutar de los primeros años donde superaba el centenar; adaptándome un poco a mi tiempo libre y a mi disposición. Llevar un blog, escribir de vez en cuando aunque sea a cuentagotas, es complicado y hasta cierto punto, agotador. Hay que tener ganas y por supuesto recibir alguna compensación. En mi caso, vosotros y vuestros comentarios, cuando comentáis. 

Este año he decidido ser bastante más escueto en el número de palabras por entrada simplificándolas o añadiendo contenido fácil, sin dejar de incluir algún que otro análisis o tutorial. El rey de la colina siguen siendo los manuales de juegos magnéticos Chico y los de Geyper, y a éste se le ha añadido un nuevo compañero de filas, que es el tutorial (todavía sin terminar) de Playstation 2 y Freemcboot. El diseño tampoco tengo en mente cambiarlo o la plantilla, ya que requiere de un tiempo y un esfuerzo que ahora mismo no me quiero, ni puedo, permitir. Ya veremos más adelante, pero por ahora va a seguir teniendo la que tiene desde hace unos años hasta nueva orden.

Las entradas dedicadas a la emulación con PS2 son las más vistas y comentadas con diferencia.

Youtube:

El canal seguirá siendo un lugar para hacer directos (ahora no me prodigo demasiado pero es que tampoco tengo ya esa necesidad), subir partidas completas sin comentar -por aquello de guardarlas en alguna plataforma- o lo primero que se me ocurra.  Sí es verdad que hace unos años mi idea era la de que creciera, pero ahora mismo me da absolutamente igual. Un lugar para pasarlo bien, seguir coincidiendo con colegas del retro, curiosos, etc... y poco más. Tenía varios proyectos en mente pero lo he ido dejando pasar. Tampoco voy a vivir del canal (no estaría mal, pero soy realista) así que prefiero dedicarle tiempo a mis cosas, mi gente, mi pareja y mi mascota. Bueno, mis, pero la otra está muy lejos. 

Me lo guardo para el futuro por si acaso.

Redes Sociales:

Un tema bastante escabroso y que ahora mismo no me quita tiempo ni el sueño. Las redes sociales ya hace bastante que han perdido toda su atracción sobre mí. Son lugares soeces, bruscos y plagados de miserables (no puedo ser más claro). Obvio que hay todavía buena gente pero es tan poca en proporción que se hace insoportable. Por eso y porque en realidad no les doy ya bola ni las visito como antes, no sé si volveré a escribir en ellas y ni siquiera para publicitar todo lo relacionado con el canal y el blog. Las tengo y las veo muy de vez en cuando, pero sólo por si tengo algún mensaje privado o he recibido una notificación. Del resto, hoy por hoy, paso bastante de ellas. El próximo año no sé lo que haré al respecto, pero sería a todas luces sólo como carácter informativo. 

Y nada más, sé que he sido algo más intimista otros años o que he tratado más temas, y seguramente edite algo esta entrada antes de que finalice el año, pero tampoco hay mucho que decir salvo desearos un buen final de 2020 y comienzo de 2021, y que, sobre todo, juguéis mucho a todo lo que queráis.

Ah, que me olvidaba de meter a la ya clásica mamanuela de Retronewgames, aunque en esta ocasión he querido aunar videojuegos y sensualidad.

Samus Aran, de la mano de un tal Logancure, en deviantart.

Feliciano, y todo eso...

Pasadlo bien... y no miréis con quién. 

Donaciones Paypal (por si os sobra la pasta y preferís pagarme un café).

Youtube (algo paradillo últimamente).

Twitter (más abandonado).

Si te ha gustado, comparte la entrada :

0 comentarios:

Enviar um comentário

Puntos a respetar en los COMENTARIOS:

1-Enlaces rotos: avisadme en la misma entrada para poder solucionarlo.
2-Siempre respondo.
3-Para responder un mensaje anterior, usad la opción "responder". De este modo los mensajes estarán ordenados y en su contexto. Muchos respondéis sin nombre de usuario sin más explicaciones, y a veces es difícil saber de qué habláis.
4-Mensajes de tipo "spam" con enlaces, webs, y otros contenidos ajenos al blog, serán eliminados automáticamente.
5-No comparto mi teléfono ni uso WhatsApp (soy retro para todo). Sólo uso el correo.
6-Sed respetuosos.

retronewgames.web(arroba)gmail.com

Podéis acceder al canal de Youtube desde el menú de arriba de todo (GamePlays) o tirando de Google incluyendo "O Barallo - Retronewgames".

Muchas gracias a todos por venir y participar.

Échale un vistazo a todas las entradas de RetroNewGames

 
Toggle Footer
Top